Mientras las autoridades reconocen que sí hubo una contaminación y decretan veda, los pescadores continúan en su labor y dicen que es falso, que no hay mortandad de peces e invitaron a la población a que consuman lo que ahí se produce.