SAN JUAN DEL RÍO, Qro., 15 de octubre de 2013.- En conferencia de prensa, Fabián Pineda Morales, presidente municipal de San Juan del Río dio a conocer, con una postura menos apasionada y con imparcialidad, que por sus instrucciones hubo acercamientos “con las personas que estuvieron y que fueron detenidas ese día domingo y que fueron al parecer golpeadas por oficiales al momento de la detención”.

Informó que el gobierno pagó por concepto de la reparación del daño, entre 45 a 50 pesos, como son los gastos médicos de las tres personas golpeadas y por los destrozos que originaron los uniformados del URI dentro de la tienda Janet.

“Nos hemos sumado en tareas de prevención, en qué sentido, de que vamos estar acudiendo con la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, con su programa CORES, para poder llegar a escuelas, para poder llegar a la secundaria y también al COBAQ, donde están tomando clases, para poder hacer un trabajo para prevenir y que haya el menos consume de bebidas alcohólicas  en la comunidad de La Valla”, informó el alcalde.

Sentenció que actuarán, a través de la Secretaria de Finanzas con operativos constantes y permanentes en esta comunidad, para cuidar que las tiendas no vendan bebidas embriagantes, ya que no cuenta con los permisos correspondientes, además de que las mismas autoridades auxiliares señalen los domicilios donde se expenden los productos alcohólicos, sobre todo a los jóvenes.

Acentuó que a través de estos acuerdos, es como hoy ambas partes se presentarán ante el Ministerio Público para otorgarse el perdón mutuamente.

Mencionó que la petición de los ciudadanos, es que hubiera presencia policíaca en el lugar, y que sólo en casos especiales entraran los grupos Scat y URI, como son riñas campales, que se han llegado a presentar en el campo deportivo, en la colonia La Loma, así como calles de la comunidad.

Ahí señaló que el policía Pablo Vázquez es el único oficial que es acusado por los ciudadanos, y el acuerdo que hubo con los pobladores, es que el caso se siga en contra de este uniformado, y quien ejecutó la detenciones.

Al respecto dijo que para este elemento, se le seguirá el proceso legal, el cual se sigue de oficio, pero además se abrirá un caso ante el consejo de honor y justicia, donde hay una queja.

Señaló que al haber un otorgamiento de perdón por parte de ambas partes, citó que dialogara con el ministerio público, de que hay una intención de los dos lados para solucionar el conflicto.

De igual manera dijo que este oficial pertenece al grupo Scat, y tiene otra queja contra otro ciudadano al que golpearon, caso que se acumulará, por lo que dijo; “Pablo dejará de realizar algunos trabajos del grupo Scat, mientras se lleva este procedimiento y se resuelven las cosas”, indicó que el uniformado será removido a efectivo de intramuros, que bien puede cuidar la presidencia municipal o cualquier otro edificio el ayuntamiento “porque Pablo también tiene sus derechos y será escuchado por parte del consejo de honor y justicia, quienes calificaran su comportamiento”.