CADEREYTA, Qro., 4 de marzo de 2015. El presidente municipal de Cadereyta, Rodrigo Mejía Hernández, dio a conocer que no se presentarán despidos al final de su administración de funcionarios de primero y segundo nivel, ya que corresponderá a la administración entrante determinar si se quedan o si se van.

Dijo que esta medida es debida a buen funcionamiento que presenta el municipio, por lo que corresponderá determinar al gobierno entrante su liquidación: “yo no voy a liquidar ese va ser problema del que llegue”.

“Yo cuando llegue había muchas oficinas cerradas y los despidieron pero no los liquidaron, y cuando llego me encuentro ese problema y yo dejare esa decisión al próximo presidente si los despide o los conserva y si los despide tendrá que liquidarlos”.

Detalló que son cerca de 500 los trabajadores que laboran en el municipio, de los cuales 300 son sindicalizados.

“Ayer nos entregaron las observaciones de la Entidad de Superior de Fiscalización del Estado de Querétaro, de las cuales son 37 las que tenemos pero son de forma no de fondo y eso habla bien de la gente porque son muy eficientes los que están trabajando en la presidencia municipal”.

Rodrigo Mejía reiteró que cuando asumió la administración había 100 personas despedidas y ninguna fue liquidada por lo que tuvieron que solventar más de 15 millones de pesos.

“No tenemos nosotros considerado liquidar a nadie, vamos a dejar en manos del próximo presidente conservarlos o no y él tomará la responsabilidad y a mí no me dieron ni esa oportunidad cuando yo llegue ya estaban los despidos”.

Finalizó que aun se encuentran enfrentando demandas laborales de la administración pasada.