QUERÉTARO, Qro., 27 de enero de 2015.- Olvidos frecuentes de hechos recientes, como dejar la estufa encendida o las llaves de agua abiertas; no recordar eventos de una noche anterior, pueden ser los primeros síntomas del desarrollo de demencia senil, la cual afecta a adultos mayores, informa el IMSS en un boletín de prensa.

Este padecimiento se caracteriza por la pérdida progresiva de las funciones cognitivas, derivado –en muchos casos- de la presencia de enfermedades crónico degenerativas, como la hipertensión arterial y la diabetes mellitus, así como la ateroesclerosis que llega a dañar los vasos sanguíneos del cerebro, señaló el doctor Juan Carlos Márquez Solano, geriatra y jefe de Terapia Intensiva del Hospital General Regional No. 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Querétaro.

Señaló que “la demencia senil también se asocia a otras enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer hasta en 30 por ciento de los casos, inclusive está relacionada hasta en un 50 por ciento con los diferentes grados de depresión, desde la leve y la crónica (distemia)”.

Es necesario que los familiares de adultos mayores de 70 años se mantengan atentos a ciertas situaciones que indiquen esta enfermedad, como extraviar las llaves de manera recurrente, olvidar el nombre de familiares cercanos o el domicilio donde vive, la pérdida de interés en el aseo personal, ya que pueden ser las primeras señales de esta patología.

Aunque no hay cura para la demencia senil, si esta se detecta a tiempo y se da tratamiento de forma temprana, la pérdida de memoria será más lenta, lo que permitirá una mejor calidad de vida para el paciente.

El doctor Márquez Solano indicó que “la demencia puede ser confundida con una depresión severa, ya que el adulto mayor pasa de ser una persona activa con rutinas bien establecidas a alguien aislado y que habla poco, por lo que se debe acudir con un médico de inmediato”.