Empleados de SEICSA intimidaron, amedrentaron y dispararon en contra de voluntarios, cuando se disponían a realizar actividades de asistencia humanitaria a la orilla de las vías.

QUERÉTARO, Qro., 28 de abril de 2016.- La Estancia del Migrante González y Martínez A.C., ubicada en Tequisquiapan, denunció a través de su cuenta de Facebook que el miércoles 27 de abril sus voluntarios sufrieron nuevas agresiones por parte de los cuerpos de seguridad de la empresa público-privada SEICSA.

Informaron que empleados de SEICSA intimidaron, amedrentaron y dispararon al equipo de la estancia, alrededor de las 19:30 horas, cuando se disponían a realizar actividades de asistencia humanitaria a la orilla de las vías mientras pasaba el tren de carga de la empresa Ferromex.

“Un custodio de seguridad de dicha empresa, quien se encontraba arriba del vagón del tren, disparó con arma larga a un voluntario de la Estancia del Migrante González y Martínez, A.C., ante la presencia de nueve voluntarios/as adultos y siete niños/as. Afortunadamente nuestro compañero, se encuentra a salvo y no hubo heridos”, relatan.

Detalló que desde noviembre del año pasado, que llegaron los vigilantes de la empresa, han sufrido diversas agresiones, pero las máss relevantes ha sido los hechos registrados anoche y la que se suscitó el pasado 4 de abril, cuando una camioneta de la empresa de seguridad al servicio de Ferromex, entró a exceso de velocidad a donde estaban niños y demás voluntarios y estuvo apunto de atropellar a un menor.

«Hubo denuncia, hubo reclamo, pero nadie hace nada. Lo bueno es que no hubo lesionados y ni hubo muertos, si no estuviera peor la cosa», explicó. Hasta el momento van siete agresiones contra centroamericanos.

En ocasiones los vigilantes hacen uso de balas de goma, pero a veces usan armamento real, como sucedió este miércoles.

Un mes atrás habían denunciado una agresión similar: dos migrantes centroamericanos fueron lesionados por arma de fuego por el personal de vigilancia, además los despojaron de su dinero y pertenencias personales. A lo largo de varios vagones viajaban al menos siete centroamericanos, y antes de llegar a la estación de Tequisquiapan, los vigilantes sin mediar palabra accionaron armas largas en su contra. Del tiroteo dos migrantes resultaron lesionados, entre ellos un menor de edad.

Ante esta situación, exigieron un cese a “las agresiones y hostigamiento en contra de los defensores de los derechos humanos de las personas migrantes, así como la protección de quienes migran y transitan por el territorio mexicano”.