MÉXICO, 18 de julio del 2016.- La posibilidad de que este mes la inflación regrese a niveles de 3 por ciento se incrementa por el impacto de los aumentos en los precios de gasolinas y tarifas eléctricas, y como consecuencia de los actos de delincuencia que motivaron incidentes de desabasto en algunos estados, lo que podría debilitar el poder adquisitivo y con ello el consumo, principal motor de la economía en lo que va del año, alertó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp), informó La Jornada.

En su Análisis económico ejecutivo, el organismo señaló que un repunte de la inflación ocasionaría que las ganancias del salario real se moderaran, e incluso podrían revertirse.

Hasta ahora el principal motor del crecimiento se ha concentrado en el consumo, cuyo dinamismo ha respondido a factores temporales, por lo que dada la coyuntura es probable que estos puedan comenzar a moderar su efecto y reflejarse en una mayor cautela de los hogares a la hora de adquirir bienes y servicios, lo que podría redundar en un menor ritmo de avance de la actividad económica en la segunda mitad del año.

Más información AQUÍ