QUERÉTARO, Qro., 22 de junio de 2018.- Fernando tuvo un llamado interior hace un año, pues su vocación lo llevó a ingresar a la escuela de Técnicos en Urgencias Médicas donde se graduó como paramédico.

Primero fue curiosidad por querer conocer primeros auxilios, pero le apasionó tanto, que al concluir ingresó a la cruz roja, donde desempeña su labor desde hace seis meses.

En el marco del día del socorrista, recuerda los sacrificios que ha tenido que pasar, pues no hay días festivos ni horarios para servir, y lo mismo en fin de semana que entre semana, se encuentra listo para atender las emergencias.

Su trabajo le apasiona pues el ayudar le da satisfacción, pero también le ha dejado recuerdos amargos, accidentes donde se ven involucradas familias, menores, que lo marcan y hacen que siempre busque dar lo mejor de sí.

Como él, cientos de socorristas en Querétaro se entregan a su vocación, al servicio y a cuidar a quienes sufren algún accidente.