CIUDAD DE MÉXICO, 31 de marzo de 2020. — Albañil, azulejo, pintura, resanes, se destapan cañerías, tasas, lavaderos, plomería y gas en general, se alcanza a leer en los anuncios que están sobre la banqueta de la calle Monte de Piedad, a un costado de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, donde los trabajadores tienen hasta un mes sin chamba.

Roberto de Jesús Pacheco tiene 50 años de edad, y desde hace 28 años se dedica a la albañilería, por lo que con todo y la Fase 2 de la pandemia del coronavirus Covid 19, no pierde el ánimo de mantenerse disponible para que lo contraten de forma eventual en el Centro Histórico.

“Antes sí había trabajo, ahora la situación se ha puesto más dura y más con la contingencia que estamos ahorita”, comparte a unos cuantos pasos del Palacio Nacional.

“Con lo que está pasando del coronavirus realmente ha bajado mucho el trabajo, ya se ve muy poca gente y casi no vienen a solicitar nuestros servicios”, refiere el trabajador, quien llega de lunes a sábado desde la alcaldía Álvaro Obregón, donde vive con su esposa y tres personas más que dependen de sus ingresos.

“Ya tiene más de un mes, más de un mes que no he trabajado y esta es mi única fuente de trabajo y soy el único que provee en la casa”, comparte Roberto de Jesús.

Asegura que el ánimo no lo pierde, porque entre los ocho compañeros que se pusieron este lunes en ese punto del Centro de la Ciudad para trabajar, salen adelante con apoyo mutuo y compañerismo.

Lee más en Quadratín México