SAN JUAN DEL RÍO, Qro., 15 de octubre del 2013.-  Tras los diálogos que han realizado habitantes de la comunidad de la Valla y el ayuntamiento, se acordó en retirar la demanda, esto a través del otorgamiento del perdón mutuo, además de que el municipio pagó gastos médicos y los destrozos que causaron los oficiales en la miscelánea, mientras que los equipos perdidos propiedad de la Secretaria de Seguridad Pública Municipal, serán absorbidos por esta misma autoridad.

 

Cerca del mediodía, oficiales pertenecientes al grupo denominado Unidad de Reacción Inmediata (URI), llegaron a las oficinas del Ministerio Público de esta ciudad, con la finalidad de otorgar el perdón a los tres detenidos acusados de lesionar y robar equipos de radio-comunicación de los uniformados.

 

Vicente Pérez Ramírez, secretario de gobierno, señaló que el municipio se ha hecho cargo de los gastos médicos de los civiles, por lo que ahora se otorgarán los perdones tanto habitantes de la Valla como elementos de la policía municipal, dijo.

 

Dijo que los acuerdos fueron encaminados a que se resolvieran las cosas, quedando la vigilancia en la comunidad con policías de línea, es decir oficiales que no pertenecen a ninguna agrupación, pero la presencia policial seguirá en el lugar.

 

En relación a los policías, el funcionario señaló que el proceso se seguirá a través del consejo de honor y justicia, donde se les dará la sanción correspondiente.

 

“Lo que se trata es de tener una armonía, la paz social de la comunidad y también la gente que en un momento dado a la detención, se pueda estar en tranquilidad y pueda en un momento dado continuar con su vida normal”, declaró el secretario de gobierno.

 

Aunque no dio mayores datos de lo que realmente ocurrió, Vicente Pérez señaló, en relación al equipo policial que señalaron el día del incidente como robado, dijo que hay alguna información ya de lo que se había extraviado.

 

Como una de las medidas tomadas, Pérez Ramírez señaló que se continuará con la vigilancia y al momento de que los policías entren a la comunidad, estos se estarán reportando con el delegado y posteriormente recorrerán las calles y negocios, “pero es prácticamente para la tranquilidad de los ciudadanos y habitantes de la Valla”.