QUERÉTARO, 29 de enero de 2015.- La Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Legislatura local integró en un solo documento las iniciativas para la sana convivencia escolar que presentó la diputada Eunice Arias y para prevenir y erradicar el acoso escolar en el estado de Querétaro, que presentó el diputado Marco Antonio León Hernández.

El presidente de la comisión, diputado Jesús Galván Méndez, subrayó que aún será necesario conocer los comentarios de los diputados sobre este documento, para una próxima aprobación en la comisión que preside, antes de su paso por la sesión de pleno en la Legislatura local.

A un año de trabajos en la iniciativa, la diputada Eunice Arias confió en la pronta aprobación del documento, que contempla tener una base de datos que identifique los casos sobre el acoso escolar, luego de que en el año 2013 hubo 40 quejas por esta problemática.

“No hay una cuantificación precisa de qué tamaño es el problema en el estado, derivado de ello nos dimos a la tarea de establecer mesas de trabajo. De lo cual, derivó esta iniciativa de ley para la sana de convivencia escolar”, recordó la legisladora.

La iniciativa contempla que la Secretaría de Educación cuantifique los datos a través de un registro de acoso escolar, crea un consejo interestatal con representación de los poderes legislativo y ejecutivo, así como la sociedad civil organizada.

Cada escuela, a través de la dirección, tendría la obligación de rendir un informe para el consejo interestatal, con el fin de conocer la cantidad de casos de acoso escolar y se obligará a las autoridades a destinar el presupuesto para los protocolos de atención.

Asimismo, se certificaría a las escuelas libres de acoso y se aclara que este tema no se considerará como un delito, sino que se destinarán todas las acciones para la prevención.

Al respecto, el diputado local Enrique Correa Sada subrayó que el acoso escolar causa graves estragos en la sociedad, no solamente en las aulas, sino en la comunidad y las colonias, donde se vive el mismo problema.

“México tiene hoy una cultura muy arraigada en el tema de los apodos, los sobrenombres que pueden rayar en el acoso, somos una comunidad que estamos acostumbrados a reírnos de nosotros mismos, pero a veces perdemos el límite de hasta dónde es sano para nuestra propia comunidad, el llevar a cabo estas acciones”, afirmó.

Los diputados coincidieron que este tema se debe atender de manera integral, desde los padres de familia, pero también con el compromiso de los maestros y las autoridades, mediante todos los instrumentos jurídicos posibles.