MÉXICO, D.F., 17 de julio de 2014.- Por deforestar 26 hectáreas, sin autorización ambiental correspondiente, autoridades de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) en Querétaro clausuraron un predio.

En un comunicado, se detalló que lo anterior deriva de un recorrido de vigilancia que realizaron inspectores por el ejido El Pozo, donde detectaron que en predios vecinos se llevaban a cabo trabajos de remoción de vegetación.

De inmediato se procedió a realizar una investigación en la que se detectó que carecían de las autorizaciones en materia de Cambio de Uso de Suelo e Impacto Ambiental expedidas por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Expuso otro caso registrado el pasado 15 de julio, tras realizar una inspección en el predio forestal Rancho La Esperanza, donde personal de la Profepa también detectó la remoción de vegetación en una superficie de 26.53 hectáreas.

Al no presentarse al momento de la inspección las autorizaciones federales para realizar estas actividades, se procedió a imponer como medida de seguridad la Clausura Total Temporal de éstas dentro del predio.