RUSIA, 27 de mayo 2017.- El luchador ruso Vicktor Kichigin, que fue víctima de uno de los nocauts más sangrientos de los últimos tiempos, también tuvo que padecer el enojo de su madre, quien nunca dejó de darle indicaciones desde afuera del ring. Informa Infobae.

 

Una vez terminada la pelea, Anna Azovskaya se metió dentro de la jaula y mientras limpiaba la sangre del rostro de su hijo, lo abofeteó y lo obligó a levantarse. El joven de 22 años abandonó el escenario sin esperar la resolución del juez.

El insólito episodio se produjo durante el Fights Nights Global 67 de Yetaterinburg en Rusia. Los pesos pluma Victor Kichigin y Ruslan Yamanbaev se enfrentaron en un duelo que apenas duró dos rounds.

Lee más AQUÍ