QUERÉTARO, Qro., 9 de noviembre 2019.- Se cumplen 10 años de la desaparición forzada en Coahuila de Héctor Rangel Ortiz así como dos queretanos más: Irene Lugo Hernández y Milton Hugo Aguilar Torres.

Hace unos días, por graves violaciones a los derechos humanos, a la legalidad, seguridad jurídica, libertad e integridad personal, así como, por la vulneración del derecho al acceso a la justicia, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió la Recomendación 25VG/2019, en donde no solamente obliga a que se repare el daño a los familiares sino que además a la Fiscalía de Justicia de dicha entidad que investigue el paradero de los mismos.

A una década, el padre de Héctor, emitió una carta en donde mencionó que no dejará de buscarlo, pero además, menciona que ha sido un terror el no conocer su paradero.

«En el nombre de Dios nuestro Señor hijo mío, te vamos a encontrar Héctor.
No pararemos hijo, hasta encontrarte, No tengas miedo, no desesperes toda tu familia te buscaremos como desde el primer día, hasta encontrarte».

Reprocha a la Fiscalía que no pueda realizar la investigación.

!10 años de no saber nada, absolutamente ni siquiera saber si aún sigues aquí, en este plano! Hijo mío, Cuanto dolor, es terrible todo lo que se vive sin vivir, lo que siento cuando veo que la investigación no avanza, que las autoridades responsables de darme información no hagan nada, que las investigaciones sean hechas por nosotros mismos, que impotencia nos invade, nos preguntamos en casa, que más se necesitara para que realmente hagan una seria investigación, porque no hacen las diligencias necesarias para llegar a la verdad.
Nosotros hablamos desde aquí, desde nuestro dolor…..pero y tú?»

La recomendación va dirigida al Ayuntamiento de Monclova por el delito de desaparición forzada atribuible a elementos de la Policía Municipal y a la Fiscalía General del Estado de Coahuila de Zaragoza por no realizar las investigaciones pertinentes sobre el caso.

Según acreditó la CNDH, las tres víctimas originarias del estado de Querétaro fueron detenidos ilegalmente, desaparecidos forzadamente por policías municipales de Monclova en el estado de Coahuila y, posterior a ello, entregados a integrantes de un grupo delictivo el 10 de noviembre de 2009.