MÉXICO, 19 de agosto 2020.- De acuerdo con un estudio llevado a cabo por la consultora Kantar Worldpanel México, cada mexicano gasta hasta siete pesos de cada diez en el consumo de productos chatarra, lo cual al final de año se convierte en un gasto importante.

El gasto hormiga es una de las actividades que más recomiendan evitar los analistas, debido a que las personas no toman en cuenta la cantidad de capital que gastan cada vez que satisfacen necesidades inmediatas con productos que no aportan nada a la nutrición diaria, dijo El Heraldo.

¿Cómo evitar este hábito?
El reto de la chatarra consiste en mejorar las condiciones de vida de las personas en dos puntos específicos: mejorar su capacidad de ahorro y además hacerlas comer de manera más sana.

Para hacerlo basta con optar por juntar en un recipiente todo el dinero que se tenga pensado para ser gastado en alguna fritura, pan o alimento alto en carbohidratos.

Es decir, cuando se tenga ganas de comer unas papitas, el capital que se tenía previsto para esto se debe colocar en una alcancía y no tocarlo para nada hasta que finalice el año.

¿Cuáles son sus alcances?
El salario promedio en México es de seis mil pesos al mes, por lo que si el estudio Kantar Worldpanel México tiene razón, a diario un mexicano puede gastar hasta 140 pesos en alimentos de este tipo, ya sea para consumo propio o para su familia.

De esta manera, optar por esta técnica podría llevar a las personas a tener al menos 51 mil 100 pesos al finalizar al año; en los casos donde los sueldos son más elevados esta cifra podría mejorar aún más.

Una manera de llevar un mejor control e incentivar esta práctica es anotar en una libreta la cantidad de dinero que se deposita en el “cochinito“.

Además, esta práctica es útil para bajar de peso, mejorar la salud y evitar condiciones como la diabetes, la obesidad, la hipertensión y cualquier tipo de afección cardiaca.