QUERÉTARO, Qro., 13 de diciembre de 2020.- Disnea, fibrosis y mayor propensión a desarrollar coágulos que deriven en eventos cerebrovasculares se encuentran entre las situaciones más graves que buscan detectarse de manera oportuna dentro de la Clínica Covid de la Universidad Autónoma de Querétaro.
Ernesto Ruiz Valdez, coordinador del área de toma de muestra, indicó que se dividió el ingreso, para disminuir el contacto entre quienes se realizarán las pruebas de detección y quienes ya se encuentran en terapia; también se dividió el horario: pruebas y seguimiento se realizan en la mañana, terapias en la tarde.
Producto de la enfermedad llega a registrarse una pérdida de hasta 5 kilos, principalmente de músculo, detalla Adriana Aguilar Galarza, coordinadora del área de nutrición.
Desde la detección, se busca conocer hábitos alimenticios, en seguimiento se analiza si existieron cambios. Generalmente se registra pérdida de peso, pero también llega a presentarse un incremento, producto de la inactividad sumada a un exceso alimentos calóricos.
Héctor Rojas Córdova, coordinador de rehabilitación, detalló que quienes desean recibir la terapia deben hacer dos pagos, el primero de mil pesos, para valorar si son candidatos, la segunda de 600, con la cual se les entregan los ejercicios. La recuperación toma de 5 a 8 semanas, de ahí que se ofrecen 6, con posibilidad de extensión.
La edad promedio de quienes actualmente reciben el servicio va de los 24 a 33 años. Actualmente son 11 los pacientes y 35 interesados.
Paola Celedón, coordinadora del área médica, detalló que a todos los casos positivos se les llama para ofrecer la terapia. En seguimiento se acude a la casa del paciente para realizar una primera valoración. Si el riesgo de que se complique es de moderado a bajo, únicamente se les pide resguardarse. Cuando se les solicita regresar a la clínica se realizan estudios de sangre, con tarifas que se determinan de acuerdo a los análisis que se requieran, pues crece si es necesario conocer niveles de colesterol y estado de los riñones. Quienes perdieron demasiada masa muscular, deben estabilizarse antes de ingresar a la rehabilitación.
Entre los estudios también se encuentra un ultrasonido pulmonar.
En la clínica hay una internista, una neumóloga, un cardiólogo y la persona responsable de fisioterapia. En caso de que se requiera, se recomienda acudir a un especialista privado.
Desde la clínica se invitó a los interesados en recibir alguno de los servicios a visitar la página de Facebook de la universidad, para conocer más sobre las formas de contacto.