MÉRIDA, Yuc., 23 de noviembre de 2020.- Activista e integrantes de colectivos feministas, aseguraron que la reestructuración de la Unidad de Feminicidios de la Fiscalía General del Estado (FGE) es un retroceso y se podría considerar violencia institucional pues aseguran, la creación de esta Unidad es un derecho estipulado en la Ley.

La semana pasada, la FGE dio a conocer que como parte de una “reestructuración y fortalecimiento” de la institución se había determinado que el personal destinado a la Unidad Feminicidios, pasaría a la de Homicidios para “darle mayor celeridad a los procesos y mejor atención a casos de feminicidios y violencia contra la mujer”, lo decisión estuvo a cargo de Rafael Pinzón Miguel, encargado de la dependencia.

Al respecto, Adelaida Salas Salazar, del Observatorio Nacional de Feminicidios, precisó que, si esa decisión “unilateral” se tomó basada en un estudio de cada área, “que envié el estudio para conocerlo, porque redujo a un tercio una unidad tan importante, sobre todo cuando están en proceso audiencias de vinculación y varios juicios que deben ser atendidos por esa unidad”.

Más información Aquí