QUERÉTARO, Qro., 14 de julio 2020.- La situación mundial de aislamiento en los últimos meses evolucionó todo, desde las formas de comunicarnos, la manera en que aprendemos, producimos y hasta hacemos negocios, acelerando la automatización del día a día.

 
Estos cambios están impulsando una nueva realidad, de la cual ninguna empresa por pequeña que sea puede pasar de lado, haciendo necesaria desde la integración de plataformas de comercio electrónico hasta la adopción de soluciones de inteligencia artificial, asegura Ashanty Miguel Piña, directora de las ingenierías en Mecatrónica, Energía y Sistemas Embebidos de la Universidad Mondragón México (UMx).

 
Por ejemplo: durante la contingencia, los negocios de comida que se mantuvieron activos, optaron por registrar sus servicios en plataformas como Rappi o Uber Eats que aseguran la comunicación en tiempo real con sus clientes.  Otros comercios como ferreterías, papelerías e inclusive farmacias modernizaron sus aplicaciones o se aliaron con servicios de mensajería para ofrecer entregas a domicilio.

 
“En la etapa actual, de recuperación económica, veremos una mayor adopción de aplicaciones de promoción, venta o ejecución de servicios. Ante la necesidad de las personas de mantenerse conectado a través de Internet, para proteger la seguridad de las personas desde su hogar o espacio de trabajo”, argumenta la directora.


Junto con una mayor demanda de desarrollos tecnológicos y aplicaciones de inteligencia, que permita a las empresas recuperar su crecimiento, cuidar su capital humano, cumplir con las nuevas normas de seguridad, así como desarrollar nuevos productos y servicios que respondan a las nuevas demandas del mercado.

 
Ante esta situación, los sistemas embebidos -entendidos como una combinación de software y hardware, que en conjunto facilitan el funcionamiento preciso de un dispositivo y lo dotan de inteligencia- toma más relevancia, especialmente en sectores como el aeroespacial, automotriz, telecomunicaciones, atención médica, industrial, electrónica de consumo y militar, entre otros. 


De acuerdo con la firma de analistas MarketsandMarkets, a pesar de la recesión generada por la pandemia de Covid-19, el valor de mercado de los sistemas embebidos llegará a los 86.5 mil millones de dólares en 2020 y crecerá una tasa promedio anual de 6.3% hasta 2025 para llega a los 116.2 mil millones de dólares.

 
Las empresas en Querétaro deben contar con especialistas en estas soluciones que apoyen en el diseño, instrumentación y operación de sistemas automatizados de seguridad, compras, monitoreo, comunicación, medición de indicadores como la temperatura en tiempo real con cámaras y alarmas, y accesos controlados para minimizar el contacto humano, complementa el profesor de la ingeniería en Sistemas Embebidos en la UMx, Jorge Almeida.

De acuerdo con la actividad de cada empresa, detalla, las soluciones con sistemas embebidos ayudan a reducir los gastos de producción, desde la recolección de materia prima, transporte, proceso y repartición de producto terminado y almacenamiento inteligente.

Con el desarrollo de sistemas completamente ligados a la producción, se agilizan los procesos y se incrementan los niveles de seguridad; también pueden ayudar a controlar el trabajo a distancia y las aglomeraciones de gente. Por ejemplo, pueden medir la temperatura de las personas en los pasillos por medio de cámaras y activar alertas por posibles contagios, entre muchas otras aplicaciones, destaca el especialista.

Los ingenieros en sistemas embebidos de la Universidad Mondragón México se preparan para desarrollar soluciones que permitan seguir vigentes en una era digital, desde plataformas, aplicaciones o sistemas de comunicación, asegura Miguel Piña.