Romo se baja antes del abismo y revienta el presunto apoyo del 71% a AMLO

La renuncia del Jefe de la Oficina de Presidencia es una pésima señal del proyecto regresivo de la Cuarta Transformación, para el futuro incierto del empresariado y la ‘odiada’ la clase media

Comenté ayer en este espacio el veneno que se inyecta desde Presidencia de la República para dividir al país con fórmulas populistas de odio aterrador hacia la clase media, esa gran generadora de la iniciativa privada como la mayor fuerza productiva del país.

Aunque esperada, la renuncia de Alfonso Romo Garza a la coordinación de la Oficina de Presidencia es una pésima señal del proyecto regresivo de la Cuarta Transformación, para el futuro incierto del empresariado y de la clase media.

La mala para López Obrador, es que bajó el presunto apoyo del 71% que le profesan sus fieles, según encuesta hecha a la medida por Olga Sánchez Cordero.

El regiomontano aguantó más tiempo afuera, que dentro del gobierno dogmático, secuestrado por ideologías anacrónicas y la decisiones totalitarias de un solo hombre. 

Acompañó a Andrés Manuel López Obrador en los tiempos difíciles, en la fatiga de la campaña, pero una vez en el anhelado poder, habrá que imaginar lo que vería para ponerse el salvavidas y brincar de la nave sin rumbo.

Terrible esta segunda señal para el sector empresarial, después de la salida del Carlos Urzúa Macías de la Secretaría de Hacienda. Ahora Romo podrá expiar sus culpas. Esperemos que con valor cívico reivindicador exhiba las locuras que vio ahí dentro, en las entrañas de la estupidez que no aguantó más.

Harán poesía de su salida, los apologistas deben estar trabajando a marchas forzadas para dar explicaciones con sabor cuasi delirantes. 

Pero a otro perro con ese hueso, nadie se traga lo del pacto de dos años con López Obrador. Es un grupo que fue tras el poder, y como parte de él, Romo es un empresario que desde el olimpo de la presidencia de la república probó las mieles de los primeros niveles empresariales, la lisonja, y seguramente grandes oportunidades de negocios personales.

¿Qué vio Romo para claudicar, para decir “no aguanto más, al diablo con el Peje”, sin importarle arriesgar la posible candidatura de Tatiana Clouthier Carrillo a la gubernatura de Nuevo León?

No será lo mismo para la hija del Maquío la travesía donde tendrá que hacerle frente a Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, sin el apoyo del empresario neoleonés mejor ubicado en el Gabinete Presidencial.

Como efecto colateral, la renuncia provocó un encontronazo entre Tatiana y su hermano Manuel Clouthier. El temperamento del Maquío Jr. los llevó a un diálogo ríspido en twitter en el que la diputada le respondió: “Absurdo comentario, lleno de frustración”.

Manuel escribió: “Bien por Alfonso Romo que acaba de renunciar a este catastrófico Gobierno de AMLO , se hartó de que se golpee a diario al sector privado y tener que dar la cara ante los empresarios ! Decidió ya no dialogar con el hipócrita”

“Espero que el Presidente sea agradecido con a Poncho Romo y lo deje seguir su vida empresarial, respetándolo y sin vengarse porque decidió no seguir en este catastrófico gobierno”.

“El riesgo mayor para los mexicanos ante la renuncia de Romo es que el gobierno y AMLO se radicalicen (más) contra el sector privado! Triste y trágico será el final de este gobierno que de transformación positiva no tiene nada”.

¿Quién sigue..? Hugo López-Gatell no, como quiere el México pensante, ni Julio Scherer Ibarra, el Consejero Jurídico de Presidencia está fascinado haciendo todo tipo de negocios, pero se habla de Arturo Herrera Gutiérrez, que sería otro gran golpe para el gobierno que está concentrado en publicar 10 millones de ejemplares de la “Guía Ética para la Transformación de México”. 

¿Quieren más locuras..? por hoy basta, aquí la dejamos hasta esperar las de mañana.