Teresa Gil

                                        [email protected]

En el mundo hay millones de discapacitados cuya cifra es difícil de calcular por el número de personas que han quedado en esa situación por el Covid-19. En México las cifras que se dan son muy dispares, se ha hablado de 7 millones 700 mil, luego de 5 millones 700 mil y se menciona un dato en relación con  niños y adolescentes que puede llegar al medio millón. Los organismos internacionales y locales  suelen dar  las cifras cercanas con motivo de El Día Internacional de las Personas con Discapacidad, el 3 de diciembre. Pero hay que considerar que por la situación actual, esas cifras no pueden ser estables o cercanas. Información  que si es certera es la de que la cifra mayor de discapacitados está entre los pobres. La ceguera total, las personas con vista disminuida, los que padecen sordera o problemas de movilización, entre  muchos casos, incluyendo personas con fragilidad mental, tienen en  todo el mundo organismos de protección en las instituciones internacionales y en el caso de México están el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y el  Consejo para Prevenir la Discriminación (Copred) a nivel nacional y local en la CDMX, mas los que hay en cada estado, que enfrentan el problema de la discriminación en el que entran los discapacitados. Además de organismos especializados públicos y privados. Pero está claro que en los casos de los sentidos de la vista y el oído la carestía de los tratamientos, la carencia en muchos de  seguridad social y su pobreza,  ha agudizado  problemas que se podían para paliar  con el uso de aparatos. 

VIOLAR MEDIDAS, FORMA DE DISCAPACIDAD HUMANA. EL CASO DE LOS CLAUDIOS X

Un caso de discapacidad moral y ética, reprobable y peligrosa, muy mencionado en estos días,  se dio en  el estado de México, con la boda de una bisnieta de Claudio X. González empresario de la Kimberly  Clark en la que estuvieron el hijo del empresario del mismo nombre y su nieto acompañados  de más de 200  invitados. Acosadores del actual gobierno, críticos sin parar desde que se inició el sexenio muestran su verdadera catadura en este hecho  irresponsable, mientras gritan y crean organismos para enfrentar al régimen.  La irresponsabilidad ante las medidas que han mostrado amplios sectores de las poblaciones mundiales  es esa misma forma de discapacidad ética y moral que afecta a los que la sustentan y a los demás. Son víctimas y victimarios. La OMS debería de echar un ojito a esas partes del mundo y no ensañarse con México que es uno más. En las actitudes irresponsables de la gente, están ausentes los valores humanos y el respeto a los demás.  Esa falta de responsabilidad pese al conocimiento y difusión de las medidas y el resultado de su violación, es similar al que aplica quien está decidido a delinquir, independientemente de la amenaza de una pena. Aquí se ven a diario esas concentraciones a veces sin protección alguna y movilizaciones masivas en el centro, de personas en situación de contagio y de contagiar, mientras exigen derechos. Es un contrasentido sobre todo de grupos feministas encapuchados. Lo mismo que ir a visitar  vírgenes y santos, incluyendo a la Santa Muerte. Hay quienes dudan, de que pese a la guardia que se instalará, los peregrinos que asuelan la ciudad por estas fechas, se resignen a no venir a la Basílica. De hecho estará abierta a partir del 14 de diciembre, lo que es lo mismo en relación con  los contagios.

 LA DISCAPACIDAD MORAL Y ÉTICA DE MR. HYDE VISTA POR STEVENSON

Robert Louis Stevenson murió el 3 de noviembre de de 1850, a los 56 años. La mención de los empresarios de la Kimberly Clark se identifica con una de las versiones que se han sacado en claro de la pequeña y famosa novela de Stevenson, El extraño caso del Dr. Jeklyll y Mr. Hyde (Editores Mexicanos Unidos 1993) Esa postura destaca la intención del autor británico de señalar la duplicidad de una clase social que asume dos personalidades, una  aparentemente moral, y buena, mientras la otra es inmoral, mala y destructora. Seres con discapacidad moral y ética.  Otros analistas se refieren a la existencia demostrada en psicología de las personalidades que suele tener un ser humano en las que en determinado momento predomina una. Como crítico de su tiempo Stevenson muestra de esa manera la hipocresía de las clases altas de su país, que ahora vemos reflejada en actos como los  descritos de Claudio X González y familia, mientras se exhiben como aparentes defensores de la democracia. Stevenson fue un  autor prolífico y esta novela  considerada por uno de sus prologuista Gley Vélez Salgado, su obra más profunda  y que ha sido llevada al cine en varias ocasiones junto con La isla del Tesoro y La flecha negra, muy filmadas también, son las más famosas. Pero su producción fue de una amplitud de obras que incluyen novelas cuentos, relatos, poemas y escritos de todo tipo. Un gran escritor.