No, señor Presidente…

José Luis Camacho Acevedo

Dice el presidente Andrés Manuel López Obrador que la caída en sus niveles de aprobación se debe a su constante enfrentamiento con los conservadores.

No será más bien que la caída se deba a la constante afirmación de que los conservadores son los culpables de todo.

Hace apenas unos días, el mandatario aseguraba que la marcha y el paro feminista de los próximos 8 y 9 de marzo eran fomentados por la derecha, algo totalmente falso. Una cosa es que algunos opositores a su gobierno quieran colgarse del movimiento feminista para golpearlo y otra muy distinta, que las demandas y exigencias del feminismo mexicano se estén amplificando.

De acuerdo con la última encuesta de Consulta Mitofsky de Roy Campos, la caída en la aprobación presidencial se situó en 54.1% para este 2 de marzo, contrastado con el 57.3% registrado en enero pasado.

Por su parte, la consultora Buendía y Laredo reveló en su encuesta que la aprobación del presidente López Obrador fue 62% en febrero pasado, cuando en el mismo mes de 2019 tenía un nivel de 85%, un total de 13 puntos porcentuales menos.

Y finalmente, el diario Reforma que dirige Luis Pardiñas publicó ayer lunes que el 59% de los mexicanos aprueba el gobierno lopezobradorista, lo que contrasta con el 78% que lo hacía en marzo de 2019.

Y el remate fueron las rechiflas y abucheos contra gobernantes locales, así como el desmentido a la entrega de apoyos sociales, en su natal Macuspana, Tabasco, en donde, por primera vez en mucho tiempo, vimos a un López Obrador realmente molesto, pues incluso amenazó con abandonar el evento y dar por terminado su discurso.

Tiene razón López Obrador al afirmar que la gente debe “separarse de la grilla y la politiquería”, ya que no se trata de la primera vez en que grupos locales aprovechan su presencia para humillar a gobernantes locales, sin embargo, debe aprender a identificar cuando las manifestaciones son realmente legitimas, y no una puesta en escena de sus opositores: “los conservadores”.

El político de Macuspana asegura que los reclamos de provienen de sus opositores, por diversas razones, como la eliminación de la condonación de impuestos, la facturación falsa y las reformas en materia de extinción de dominio.

También convertir en delito grave la corrupción y el papel que ha tomado otrora Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), recientemente renombrado Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado.

Pero lo que no debe olvidar el mandatario, es que los reclamos también provienen de las victimas de los feminicidios, de los padres de los niños con cáncer que no cuentan con medicamentos, de los padres y madres a quienes les quitaron las estancias infantiles, entre otras demandas de personas que muy probablemente votaron por él.

Aun así, en sus declaraciones al respecto, AMLO ha sido muy insistente en afirmar que cuenta con el apoyo popular, y que “el pueblo” siempre lo saca adelante, algo que muy probablemente hará en 2022, cuando se someta a un proceso de revocación de mandato.

EN TIEMPO REAL

1.- Los mexicanos no quieren los partidos de Elba Esther Gordillo Morales y Felipe Calderón.

Según una encuesta realizada por el diario Reforma, el 82% de los ciudadanos no votarían por México Libre de Felipe Calderón y Margarita Zavala; mientras que un 90% rechaza a Redes Sociales Progresistas fundado por la ex líder sindical del SNTE.

Ambas asociaciones se encuentran en proceso de convertirse en partidos políticos. Antes deben cumplir con un número de asambleas y firmas, mismas que INE deberá validar.

2.- Al margen de la ley, nada, y por encima de la ley, nadie.

Por una investigación en su contra relacionada con la adquisición de un supuesto software israelí a un sobrecosto de 480 millones de pesos, Patricia Rosalinda Trujillo Mariel, coordinadora nacional operativa de la Guardia Nacional será separada del cargo.

La compra del equipo se llevó a cabo durante la administración de Frida Martínez Zamora, exsecretaria General de la Policía Federal, familiar del exsecretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

3.- El reconvertido Manuel Espino pasó en su lugar a su acérrimo enemigo Felipe Calderón, esto después de que el segundo usará el asesinato de Fernando Palma para cuestionar el gobierno de la 4T.

Cínico hasta los huesos, Calderón lamentó la muerte y afirmo que “ahora es cuando parece no haber gobierno”, ante lo cual, Espino le asesto: “asume tu responsabilidad, dejaste a México una inercia de muerte y violencia que ahora tenemos que revertir a pesar de ti y de tus cómplices”.

No hay duda de que Felipe Calderón debería dejar Twitter por un momento, ya que sí piensa que a tuitazos tumbará el gobierno de López Obrador, se encuentra en un gran error o fantasía, lo que le venga mejor.