PAREDÓN, Chis., 2 de febrero de 2018.- Nos estamos hundiendo, la lancha se fue en picada, ya no podemos hacer nada; fue la última conversación por radio de comunicación que Ovidio Quintanilla Fuentes, capitán de una de las cuatro embarcaciones tiburoneras desaparecidas en altamar el pasado 1 de enero del presente año, tuvo con el propietario de la lancha Bellarmino Rodríguez Beiza.

De acuerdo al presidente de la Sociedad Cooperativa Camaroneros de la Costa, Feliciano Celaya Hernández, los fuertes vientos de hasta 70 kilómetros por hora y olas de entre dos y cuatro metros de altura sorprendió a los pescadores Quintanilla Fuentes, de 44 años de edad, y Luis Javier Gómez Ozuna, de 22, quienes viajaba en la lancha inmensa W25 9, la cual zarpó de la comunidad pesquera Costa Azul, en el municipio de Pijijiapán.

Más información… Quadratín Chiapas