QUERÉTRAO, Qro., 16  de marzo de 2018.- Con motivo del Día Mundial del Sueño, conmemorado cada tercer viernes de marzo, la Secretaría de Salud del estado de Querétaro informa sobre la importancia de tener una adecuada higiene del sueño.

Este Día Mundial fue establecido en 2008 por la Asociación Mundial de Medicina (World Association of Sleep Medicine), con el objetivo de concientizar a la población para prevenir los riesgos asociados a la somnolencia diurna y a todos aquellos trastornos relacionados con el sueño.

Según investigaciones, el dormir poco o dormir mal es un factor de riesgo causante de múltiples enfermedades de salud. La reducción de las horas de sueño necesario, para que nuestro cuerpo descanse puede alterar el sistema hormonal y el metabolismo, favoreciendo el desarrollo de enfermedades como la diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares.

La falta de sueño estimula el deseo de alimentos ricos en calorías y reduce el gasto energético, lo cual, lleva a un aumento del peso pudiendo ocasionar obesidad.

Es fundamental que los infantes duerman las horas correspondientes y lo hagan de una manera adecuada. La falta de sueño puede llegar a provocarles deficiencia de crecimiento. Este problema también lo sufren aquellos niños que tienen problemas cuando duermen con dificultades respiratorias o aquellos que duermen pocas horas.

Es importante seguir estas recomendaciones para tener un buen sueño:

Evitar productos con cafeína (refrescos de cola, té negro, té verde, café, pastillas con cafeína, bebidas energéticas); al menos evita consumirlos después de las 17:00 horas.
Evita el alcohol y el tabaco, especialmente después de las 17:00 horas.
Evitar el ejercicio en la noche. Se recomienda el ejercicio aeróbico temprano durante el día, o cuatro horas antes de dormir.
Evita las cenas abundantes. Elige una cena ligera al menos 2 horas antes de dormir.

Asimismo, limita los líquidos antes de dormir para evitar despertar para ir al baño. Al realizar siestas le quitas tiempo de sueño a la noche. Principalmente evita siestas largas (mayores de 20 minutos) y después de las 17 horas. Evita exponerte a la luz antes de dormir. Recomendamos que tu dormitorio permanezca obscuro (si es necesario usa antifaz). Evitar usar dispositivos electrónicos antes de dormir. Usar ropa cómoda para dormir. Evitar dormir con mascotas. Acuéstate y levántate siempre a la misma hora.