GUADALAJARA, Jal., 28 de julio de 2021.- Un cuarto puesto con sabor a derrota. Yahel Castillo y Juan Manuel Celaya tuvieron la gloria en las manos. Llegaron con el bronce en la mano a la última ronda de la Final de clavados sincronizados desde el trampolín de tres metros. Pero una falla abrió la puerta para que Alemania le arrebatara el tercer puesto en la última ejecución de la competencia. La Final se disputa a seis rondas y los das primeras son obligatorios con límite de 2.0 grados de dificultado. Los mexicanos abrieron su participación con un clavado atrás en posición B (2.0), con el que consiguieron 48.60 puntos tras las calificaciones de los jueces en el Centro Acuático de Tokio, suficientes solamente para ubicarse en el séptimo puesto.

En la segunda ronda, con un clavado inverso en posición B (2.0), Castillo y Celaya mejoraron en la sincronización de su ejecución. Por eso recibieron mejores calificaciones para sumar 49.80 unidades. Con 98.40 se colocaron en el sexto puesto. Los turnos obligatorios no los dejaron en la mejor posición, pero quedaban cuatro por delante para remontar.

Al comenzar los turnos libres de dificultad, la pareja mexicana comenzó con un clavado al frente, dos y media vueltas, con dos giros y 3.4 grados. Con los 78.54 puntos otorgados por los jueces y un total de 176.94, se mantuvieron en el sexto lugar, al llegar a la mitad de la competencia. Pero la pelea por medallas estaba cerrada, pues la diferencia con el bronce era de solamente .96 unidades.

En la cuarta ocasión que subieron al trampolín, Castillo y Celaya lanzaron su ejecución de mayor grado de dificultad: 3.9 un clavado al frente con dos y media vueltas, con tres giros. No fue de lo más pulcra su entrada al agua, pero sumaron 79.56 puntos para un total de 256.50 que le permitieron a la dupla mexicana subir a al cuarto puesto.

Al entrar a la quinta vuelta de la competencia, la lucha por el bronce era con el Comité Olímpico Ruso, que estaba a 3.18 unidades de distancia. Fallaron los rusos primero. Los mexicanos lanzaron un clavado hacia adentro, de tres y media vueltas, con 3.4 grados de dificultad. Con 77.52 puntos y 334.02 en total, se metieron en la pelea por las medallas al ubicarse en tercer puesto, a falta de sólo una ronda.

México llegó al último turno con ventaja de sólo 2.94 unidades. Un buen clavado les separaba de la gloria de un podio olímpico. El Comité Olímpico Ruso falló de forma increíble su ejecución, un error garrafal en el peor momento posible: sumaron 0 puntos. Así, abrieron la puerta para que los deportistas aztecas para llevarse la presea.

Enseguida venían Castillo y Celaya. Cerraron con un clavado de 3.8 grados de dificultad, cuatro y media vueltas al frente. La ejecución fue ligeramente pasada por parte de Yahel, pero fue suficiente para sumar 66.12 y un total de 400.14 puntos. La falla sembró el nerviosismo nerviosismo, pues Italia y Alemania necesitaban buenos clavados para arrebatar el bronce.

Italia no pudo. Alemania subió al trampolín en el último turno de toda la competencia. Hizo una buena ejecución y alcanzó los 404.73 puntos totales, para dejar a los mexicanos sin medalla. El oro fue para los chinos Zongyuan Wang y Siyi Xie (467.82) y la plata para los estadounidense Andrew Capobianco Michael Hixon (444.36). Para México fue un amargo cuarto lugar. La gloria se escapó en el último suspiro.