QUERÉTARO, Qro., 19 de junio de 2016.-Dos nuevos estudios ofrecen el panorama más claro a la fecha de cómo se desarrolla la flora intestinal en los bebés, lo que se suma a la evidencia de que los antibióticos y el nacimiento por cesárea pueden afectar dicho desarrollo informa Sin Embargo.

Las bacterias intestinales no son valoradas lo suficiente. Hacen mucho más que solo digerir los alimentos: tienen un papel en el sistema inmunológico. Se cree que el tipo y cantidades de bacterias que tiene una persona influyen en la obesidad, enfermedades digestivas, e incluso desórdenes autoinmunes como el asma y las alergias.

Pero se sabe muy poco de cómo es que los bebés desarrollan su juego único de bacterias, lo que es llamado microbiota intestinal. Los estudios difundidos el miércoles siguieron de cerca a los bebés hasta su infancia y concluyeron que los dos o tres primeros años de vida son un periodo crítico para el incipiente microbioma.