SAN JOSÉ, Costa Rica, 26 de febrero de 2015.- Semiológicamente, el tucán es un símbolo de la solidaridad, la armonía, la relajación y el trabajo en equipo… pero a partir de esta semana también será sinónimo de la innovación tecnológica en Costa Rica, donde un grupo de ingenieros con especalización en impresiones 3D, se encuentran realizando lo increíble: devolver la esperanza en la humanidad.

Tal y como recuerda la BBC en su edición en línea, fue a principios de enero que un tucán de nombre Grecia fue atacado en el país latinoamericano por una banda de jóvenes que le mutilaron el pico y, desde entonces, el avecilla ha estado bajo el cuidado de la veterinaria Carmen Soto, quien en el Centro de Rescate Zoo Ave se ha encargado de su dolorosa recuperación.

“Ya intenta comer solo pero la cantidad que puede ingerir por sí solo es muy poca», señala la especialista, quien subraya que el hecho de que el tucán haya sobrevivido “no es poca cosa: el pico es fundamental para la alimentación e higiene. Así que el hecho de que esté vivo es en sí un milagro. Pero lo será aún más cuando Grecia tenga su nuevo pico”.

Efectivamente, 4 empresas costarricenses asumieron el ambicioso proyecto de crear, por medio de la ingeniería y la magia de las impresoras 3D una prótesis para el tucán Grecia, no obstante, el proyecto es todo un desafío “ya que la prótesis debe ser ligera, pero también, resistente a los movimientos del ave. Asimismo, tiene que ajustarse a la perfección a lo que queda del pico”, publica el portal UPI.

Tal y como precisa la veterinaria Soto, el proceso implica esperar la completa cicatrización de la herida del tucán y escanear el medio pico que tiene el ave para diseñar una prótesis que se acople adecuadamente a su fisonomía. “Es la primera prótesis en impresión de 3D que se hará en Centroamérica con fines prostéticos, lo que permitiría incursionar a Costa Rica en el desarrollo de piezas ortopédicas para seres humanos y con fines médicos diversos”.

Las firmas denominadas Elementos 3D, Ewa!corps, Publicidad Web y Grupo Sommerus serán las encargadas de dotar a Grecia con una nueva vida, uniéndose este tucán a toda una camada de animales silvestres que, después de sufrir los pernicios del hombre, son auxiliados por almas caritativas que buscan redimir a la especie.

BEAUTY: Águila con una prótesis en el pico

Cuando el pico de un pájaro está dañado, puede que no sea capaz de comer, beber o cazar correctamente y podrían morir como resultado. Beauty, el águila calva, habría perdido la parte frontal de su pico luego de que cazadores furtivos le dispararan en el rostro. Este magno avelucho recibió un pico de prótesis después de cinco operaciones de preparación y se encuentra en el cuidado de un hospital para animales en Estados Unidos.

FUJI: Delfín con cola de goma

Durante décadas, un delfín nipón de nombre Fuji se encargó de deleitar a chicos y grandes en el Acuario de Okinawa hasta que una misteriosa enfermedad provocó que su aleta caudal comenzara a podrirse, lo que ultimadamente destruiría toda la movilidad del mamífero. Infortunadamente y para salvar su vida, casi toda su aleta tuvo que ser amputada… no obstante, un grupo de inegnieros desarrolló un sustituto a base de goma que, a la fecha, le permite nadar con toda normalidad e inclusive realizar acrobacias.

MOTALA. Elefante con una nueva pierna

Motala, la elefanta asiático, pisó una mina terrestre cerca de la frontera entre Tailandia y Birmania en 1999. Los veterinarios fueron capaces de reparar su pata delantera, pero está quedó mucho más corta que sus otros miembros, de manera que lo único que Motala podía hacer en su día a día era quedarse de pie, inmóvil, o sosteniéndose con la trompa. Afortunadamente, los lugareños le desarrollaron una rudimentaria prótesis con una bolsa llena de virutas de madera, lo que ha permitido “emparejar las cosas”. Ya en 2005, Motala aceptó una pierna prostética que le permite llevar a cabo una vida común entre los nativos.

MOLLY: Poni con una pierna ortopédica

Molly es una pony gris moteada que fue abandonada por sus propietarios cuando el huracán Katrina azotó el sur de Louisiana en Estados Unidos. Luego de sobrevivir a las inclemencias climatológicas, al ataque de un pitbull y para cuando un grupo de rescate encontró al equino, su pata delantera derecha del ya se encontraba severamente infectada, de forma que le pensó administrar, por piedad, una inyección letal. Fue entonces cuando el cirujano animal, Rustin Moore, tuvo una mejor idea. Se dio cuenta de como Molly se acostaba en diferentes posiciones y la forma en que incluso habría aprendido a caminar usando su pierna maltrecha. Entonces Moore accedió a retirar la pierna por debajo de la rodilla y un miembro temporal artificial fue construido. Molly salió de la clínica bajo sus propios medios, y ahora es una inspiración para los niños y caballos de todo el mundo.

TONKA: Tortuga sobre ruedas

Tonka perdió la movilidad después de que una de sus piernas delanteras le fuera arrancada por un perro, ante lo que un grupo de trabajadores de la Sociedad Humanitaria Península decidieron colocarle una rueda en su caparazón a manera de silla de escritorio. De repente, la tortuga de 12 años de edad comenzó acoplarse lentamente a sus nueva extremidad y hoy en día se le puede ver en las inmediaciones devorando pasto y tomando el sol con toda naturalidad.

Buttercup: Pato que volvió a nadar

Buttercup nació con una malformación que le impedía caminar. El infortunado pato, sin embargo, ha recuperado la normalidad gracias a una prótesis impresa en 3D y al cariño de un ingeniero de software.
Debido a su malformación, que reducía su pata izquierda a sólo un muñón, el pato fue entregado a una asociación protectora de animales. Mike Garey, ingeniero de software para esa asociación, adoptó al animal y comenzó a pensar en una solución a su problema. La solución ha sido una pata de silicona impresa en 3D por una compañía llamada Novacopy a partir del modelo escaneado en 3D de su pata sana.

DERBY: Perro imparable de Nebraska

Derby nació con un defecto en sus patas delanteras que no le permitía caminar ni correr con normalidad. Su dueña, Tara Anderson intentó poner a Derby en una especie de carro, y aunque el perro logró moverse con cierta agilidad e independencia, esto no fue suficiente para que llevara una vida normal. Entonces la señora Anderson consiguió la de la firma 3D Systems, cuyo equipo logró diseñar las nuevas patas de Derby e imprimirlas en materiales especialmente seleccionados para prótesis médicas… ahora el perro de la raza husky corre más de 12 kilómetros diarios sin parar.

Leer más en BBC, UPI y Mother Nature Network