MÉXICO, DF, 5 de octubre de 2014.- México incursionó en la reconstrucción de rostro luego de que un equipo de cirujanos-oncólogos del Instituto Nacional de Cancerología (Incan), encabezados por Kuauhyama Luna Ortiz, se dieron a la tarea de reconstruir gran parte de la cara de un paciente que sufría deformidad por cáncer, valiéndose de huesos como peroné y cresta iliaca o cadera, así como de piel y arterías tomadas de la parte lateral de la pierna y del antebrazo, informa Milenio.

Y es que un paciente con cáncer de cabeza y cuello, en etapa avanzada, suele cursar la enfermedad con extremo dolor y en el encierro, debido a la deformidad. Su mandíbula, labios y mejillas, a veces lengua, e, incluso, cuerdas vocales, se ven severamente afectadas al grado de que llegan a perder hasta 50 por ciento del rostro.

La intervención quirúrgica parte del gran reto de no mutilar, como comúnmente se hace, sino de conservar los órganos, de rescatar lo máximo posible. Si antes el éxito se limitaba a extirpar la tumoración para que la gente viviera, aunque esto significara estar deforme, ahora consiste en restaurar labios, mejillas y mandíbula.

Cuando se trata de cuerdas vocales, por lo regular, se retiraban, dejando sin voz a las personas, pero ahora se conservan. El procedimiento permite que esa persona se incorpore a su vida familiar y laboral, que sea independiente, que salga de los cuartos donde solían quedarse porque visualmente no están “presentables”.

Por lo regular, los pacientes con cáncer de cabeza y cuello se someten primero a quimioterapia y luego de retirar todo aquel tejido, huesos, totalmente devorados por la tumoración, se procede a efectuar la cirugía reconstructiva de alto grado de complejidad y para la cual hay pocas manos certificadas no solo en México, sino en el mundo, por tratarse de una intervención con pocos años de efectuarse, (menos de 25 años).

Nota completa: http://www.milenio.com/cultura/Mexico-realiza-exito-reconstruccion-rostro_0_385161498.html