QUERÉTARO, Qro., 20 de febrero de 2015.- Conforme a datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades propias del sistema circulatorio son ya toda una epidemia azteca, dado que cada año perecen 17 millones de personas por causa de dolencias cardiacas (ligadas a factores de riesgo prevenibles como la obesidad y el tabaquismo), convirtiendo a estos padecimientos en la principal causa de muerte en México, donde cada hora, 10 personas pierden la vida por un infarto al corazón.

 

Y es que tan sólo en 2013, la cardiopatía isquémica provocó 87 mil 727 muertes, de forma que “vigilar su peso, mantener sus grasas totales y grasas saturadas en un nivel bajo, evitar el salero e incrementar el consumo de fibra soluble, podría convertirse en una condición de vida o muerte”, publica Health, el portal de cuidados para la salud más importante de Estados Unidos.

 

“Para México, un país líder en obesidad, los números son igual de desalentadores, pues estos padecimientos están ligados al sobrepeso, el tabaquismo, la diabetes y el alcoholismo, dependencia que afecta a más de 4 millones de habitantes”, sin embargo, las carencias alimentarias es donde reside ‘el pulso’ de la tragedia, ya que las enfermedades cardiovasculares son prevenibles si se incoporan actividades físicas, se disminuye el consumo nocivo de alcohol y se reintegra la alimentación básica.

 

¿Cuando fue la última vez que comió una fruta, se decidió a correr por la avenida o abandonó la dieta a base tacos, tortillas y tostadas? Es momento de poner manos a la obra y por ello es que traemos para usted un total de 13 alimentos para tener un corazón sano.
SALMÓN
El salmón y otros ‘pescados azules’ ricos en grasas del tipo Omega 3, como la sardina, el boquerón, la caballa, la palometa, el chicharro, el atún, la anguila y el verdel, se posicionan como las super-estrellas de las dietas para mantener su corazón saludable, ello pues su consumo ayuda a minimizar el riesgo de arritmia (puslo bajo) y arteroesclerosis (acumulación de lípidos y células inflamatorias que ocasionan el estrechamiento de las arterias). Recomendación: Comer dos veces por semana.

AVENA
La denominada ‘harina de avena’ es alta en fibra soluble, misma que permite rebajar el colesterol. “Trabaja a manera de esponja en el sistema digestivo y absorbe todo el colesterol, permitiendo que el torrente sanguíneo sea el encargado de eliminarlo”, precisa Lauren Graf, especialista en dietas balanceadas y co-directora del Programa de Corazones Saludable en el Centro Médico Montefiore (Nueva York).
Recomendación: Consumir la avena en granos enteros.
FRUTOS DEL BOSQUE
La mora, la frambueza, el arándano, la cereza, la fresa silvestre, la grosella, la zarza, el sauco y la zarzamora contienen una gran cantidad de antioxidantes que mantendrán ‘el pulso’ en su vida. Un estudio del Departamento de Agricultura de Estados Unidos enuncia que las mujeres de entre 25 y 42 años que se embuten 3 raciones de frutos del bosque a la semana, han prácticamente nulificado las posibilidades de padecer un ataque cardiaco, ya que las propiedades de estos alimentos ‘relajan’ los vasos sanguíneos y regulan la presión circulatoria. Infortunadamente, su consumo en exceso puede manchar los dientes. Recomendación: Mientras más rojo o más azul sea el fruto, más antioxidantes contiene. Consumir 3 raciones por semana.

CHOCOLATE AMARGO
Aunque usted no lo crea, la Universidad de San Diego menciona que el chocolate “puede traer beneficios al corazón si se consume en dosis adecuadas”… pero hay un alto precio a pagar: el sabor. Hallazgos diversos puntualizan que el azúcar incluido en la barra de chocolate o postre debe ser mínimo y que por lo menos se debe contar con un porcentaje de entre 60 y 70% de cacao para que pueda traducirse en una mejora al cuerpo humano, “lo que descarta cualquier chocolate a base de leche”.
Recomendación: Benéfico sólo si el chocolate no contiene azúcar o leche.
CÍTRICOS
Ricos en flavonoides (moléculas con propiedades antimicrobianas, anticancerígenas y benéficas ante el riesgo de enfermedades cardíacas), se precisa que dispendio de naranjas y toronjas permite minimizar hasta en un 19% el riesgo de la cardiopatía isquémica y las enfermedades coronarias. Cabe mencionar que la Vitamina C propia de la mandarina, el limón y la lima “resulta provechoso para el hombre, pero lo es aún más para la mujer, quien pierde Vitamina C como parte de su ciclo menstrual”, expone un informe de Fundación Española del Corazón, donde se añade que los especímenes cítricos y sus vitaminas están completamente ligados al mejor rendimiento cardiaco. Recomendaciones: No consumir jugos de crítricos a base de azúcares añadidos.

SOYA
Cualquier producto fabricado a partir de la soya se anota un 10 en salud, ya que estas leguminosas de medio contenido en aceite reducen la tasa de azúcares en la sangre, previenen los padecimientos originados por el colesterol, alivian los trastornos de la menopausia y significan un fuente de proteínas y lípidos increíblemente alta (justo como la carne, por lo que se le considera su mayor sustituto al iniciarse una dieta vegetariana). Por su composición, uno puede recibir hasta 800 calorías de energía por cada 100 gramos… el doble que un bistec cualquiera.
Recomendaciones: Al igual que los cárnicos, no consumir en exceso e incluirla como parte de una dieta balanceada a base de frutas y verduras.
PAPAS
Mientras no se encuentren fritas o embadurnadas en mantequilla, las papas son buenas para el corazón, puesto que reducen la presión sanguínea (por su potasio), aumentan las probabilidades de vivir una existencia sin padecimientos coronarios (por su alto contenido en fibra) y “no deben ser consideradas como comida chatarra de ninguna manera, sólo que uno debe tomarse el tiempo de encontrar recetas que no incluyan tanta sal o aceite para que las papas se incorporen con éxito a una dieta saludable”, afirma Susan Bowerman, directora de capacitación en nutrición y dietista registrada de Herbalife. Recomendaciones: Papas cocidas, puré de papas, ensalada de papas, tortitas de papa, wraps de papa y pollo, papa asada al carbón, papa horneada en aluminio… hay miles de recetas para elegir antes que las papas a la francesa y el exceso de aceite.

TOMATE
Justo como las papas, ls tomates y los jitomates son benéficos para la estabilidad circulatoria por su riqueza en potasio y antioxidantes, lo que permite que estos frutos eliminen el ‘mal’ colesterol de nuestro cuerpo y expandan los vasos sanguíneos (lo que se traduce ultimadamente en un mejor flujo de oxígeno). Asimismo, Health Reporta que “al ser bajos en calorías y azúcares, se convirten automáticamente en uno de los mejores alicientes de una dieta balanceada.
Recomendaciones: Con toda confianza y sin temores, puede consumir tomate en cualquier variedad diariamente. Sólo no abuse de las salsas con chile.
NUECES
Bellotas, castañas, piñones, pistaches, cacahuates, macadamias, avellanas, almendras… cualquier variación de las nueces son excelentes para mantener un pulso sano gracias a sus ácidos grasos y alto contenido en fibra (que como ya sabemos, ayuda a evitar las dolencias coronarias). Asimismo, la Universidad de Oregon encuentra que su rico contenido en Vitamina E, que ayuda a rebajar el colesterol. “Algunas personas evitaban su consumo en el pasado porque, si bien es cierto que contienen mucha grasa, este tipo en específico de grasa es muy útil para atacar los malestares producto de vasos sanguineos contraidos” Recomendaciones: Bajo ninguna circunstancia les añada sal.

VINO
El vino tinto o pequeñas cantidades de cualquier bebida alcohólica (no es necesario exagerar) auxilian al momento de reducir el riesgo de padecer un malestar cardiovascular. Ello es a causa de una compuesto orgánico denominado polifenol relaja el flujo sanguíneo (aunque esta molécula también se encuentra disponible en la mantequilla pura, cacahuate y la uvas).
Recomendaciones: Máximo 2 copas al día, sin mezclar con bebidas energéticas o gaseosas. Infortunadamente, la cerveza no entra en el listado.
CAFÉ Y TÉ VERDE
La Sociedad Europea de Cardiología expone que el consumo de infusiones como el té verde y el café de grano rebajan hasta en un 15% las posibilidades de sufrir un infarto, ello cuando se beben entre 3 y 6 tazas al día. En ese sentido, el organismo precisan que saciar la sed con ambos manjares, provoca que el el flujo sanguíneo se estabilice y que los antioxidantes “contribuyan a un mejoramiento del flujo de plaquetas en las arterias”, no obstante, se hace una advertencia: “si usted bebe café o té, continúe; de no hacerlo, la razón para iniciarse en el hábito es inexistente”. Recomendaciones: Sin azúcar, de 3 a 6 tazas al día son buenas para el corazón. Eso sí, sus dientes pueden resultar manchados.

AGUACATE
Esta suave, exquisita y maravillosa fruta verde se ha ganado la reputación de brindarle al hombre grasas saludables. Al igual que el acite de oliva puro, el aguacate contiene lípidos mono-saturados, ácidos grasos naturales y una fuente de potasio cardinal, de forma que pueden derrumbar hasta en un 30% el riesgo de sufrir un ataque cardiaco al estabilizar los niveles de colesterol y azúcares.
Recomendaciones: Tenga cuidado con los precios.

EL REINO VERDE
“Cuando se trata de su salud, usted nunca irá por mal camino con un buen vegetal”, expone el portal Health, donde se añade que alimentos “del tipo verde” (como la espinaca, el brócoli, la acelga, el apio, el cardo, la col, la escarola y la lechuga) le proveerán con carotenoides (un poderosísimo antioxidante que permite al cuerpo humano deshacerse de los componentes dañinos), sin mencionar la bagatela de vitaminas y minerales que vienen incluídos. Asimismo, legumbres como las lentejas, los frijoles, los ejotes, los garbanzos, las habas, los chícharos, la alfalfa o los altramuces son integrales para atender los malestares circulatorios, pues rebajan hasta en un 22% el riesgo de sufrir infartos y previenen otras enfermedades como la diabetes.
Recomendación: Hervir cualquier vegetal le resta las propiedades, sin embargo, su consumo preferencial por encima de los cárnicos constituye el mayor beneficio para la salud de este listado.
Leer más en Health