Una bandera de color rojo, que indica que no es hora de volver al mar, corona una loma de Crucita, una de las playas afectadas por el terremoto.

MANTA, Ecuador, 25 de abril de 2016.- Una bandera de Ecuador y otra de color rojo, que indica que no es hora de volver al mar, coronan una loma de Crucita, una de las playas afectadas por el terremoto en Ecuador. A pesar de que ya ha pasado un semana, una familia de pescadores sigue en esta loma por temor a un tsunami, publica El País.

«Ese día subimos con la ropa que andábamos, luego comenzamos a subir colchoncitos para tender en esta tierra dura y sábanas para hacer toldos», cuenta Francisco Tuárez.

«Aquí nos vamos a quedar hasta que veamos que no hay ningún movimiento», asegura su esposa, Mery Alcívar, que desde hace ocho años también pesca en altamar para ayudar a su esposo. Cada vez que hay una réplica todos miran al mar porque les han dicho que previo al tsunami las aguas se retraen y después viene una ola inmensa que arrasa con todo.

Lee más AQUÍ