Antonio Lago y Estela Ordóñez sopesan acudir a la justicia para retirarle la vida a su hija, quien padece una enfermedad neurodegenerativa

QUERÉTARO, Qro., 1 de octubre de 2015.- Los padres de una niña de 12 años que padece una enfermedad irreversible quieren una “muerte digna” para ella y sopesan acudir a la justicia para solicitar su apoyo.

De acuerdo con Excélsior, se trata de Andrea, ingresada en el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela con una enfermedad neurodegenerativa y que se mantiene viva gracias a un soporte vital externo.

Sus padres, Antonio Lago y Estela Ordóñez, comparecieron ayer ante la prensa tras una reunión con el equipo médico de su hija, en la que los facultativos les reiteraron que no se ha llegado “al punto de retirada de la vida artificial”.

Sigue la nota aquí