CHILPANCINGO, Gro.,  14 de diciembre de 2014.- Los tres federales que fueron secuestrados está madrugada por integrantes de la CETEG, en Chilpancingo, Guerrero, no se encontraban alcoholizados ni mucho menos provocaron a los profesores guerrerenses como afirmaron los integrantes de esta organización, revelaron funcionarios de la Comisión Nacional de Seguridad.

Indicaron que los tres agentes de la PF, que fueron golpeadosy abandonados en diversas calles de Chilpancingo luego de permanecer varias horas retenidos, se encontraban de guardias afuera del Hotel Real de Sol en esa localidad, donde otro grupo de fuerzas federales descansaban.

Explicaron que durante la madrugada los profesores comenzaron a agredir a los agentes a quienes les aventaron petardos, los sometieron y se los llevaron secuestrados.

Más información en Milenio.