Tiene 14 años, vive en Canadá y padece epidermólisis bullosa, una enfermedad genética que desgarra su piel.

MÉXICO, DF, 21 de abril de 2015.- Jonathan Pitre ama los deportes, especialmente el deporte nacional en Canadá: el hockey sobre hielo. Pero su enfermedad le impide cualquier tipo de movimiento brusco.

Su piel es «fragil como la de una mariposa» y se rompe al menor roce, provocándole graves heridas, refiere el portal de Infobae. Está obligado a vivir vendado y la rutina del baño le demanda más de tres horas de dolores insoportables.

La epidermólisis bullosa o EB es una enfermedad que consiste en un conjunto de enfermedades o trastornos de la piel de origen genético, y por lo tanto sin cura. A quienes la padecen les dicen Niños mariposa o Niños piel de cristal.

Los afectados no viven más de 30 años. La historia de Jonathan se difundió a través de un documental hecho por la cadena canadiense TNS.

«Sueño con tener un día sin dolor. Incluso mientras duermo siento dolor. El dolor está en algún lugar de mi cabeza. Siempre lo siento. Siempre me empuja a mis límites y siempre me lleva más allá de mis límites», dice Jonathan.

Nota: Quadratín México

Checa este video: