CIUDAD DE MÉXICO, 16 junio 2014.- El combate a la extracción ilegal de minerales es una asignatura pendiente de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

A 22 años de entrar en funciones, en 1992, la dependencia apenas ha realizado 2 mil 300 visitas de inspección a un total de mil 252 instalaciones del sector minero registradas en el País, reporta Reforma.

Guillermo Haro, titular de la Profepa, explicó en entrevista telefónica que al asumir su cargo encontró abandono y corrupción en el tema minero sobre todo en entidades como Michoacán, donde se extrajeron al menos 700 mil toneladas y que fueron decomisados apenas por la Procuraduría.

«Una corrupción y una complicidad generalizada de autoridades de todo orden. Es imposible creer que ninguna autoridad haya observado lo que significa extraer 700 mil toneladas de mineral de hierro. Esto equivale a un daño cercano a los 70 millones de dólares», dijo el funcionario.

El Procurador anunció que, durante este año, la Profepa se encuentra en un rediseño institucional que contempla desde mejores salarios para los inspectores hasta reformas jurídicas y una estrategia definida por entidad federativa.

La meta al 2018, precisó, es inspeccionar la totalidad de las empresas mineras en el País y tener la certeza de que todas operan de manera legal.

Mientras tanto en los últimos siete años, personal de la Profepa concretó 69 clausuras temporales a mineras.

Puebla encabeza el mayor número de compañías clausuradas con 43 empresas, le sigue Colima con 18, Querétaro con 4, Jalisco con 3 y Chiapas con una clausura.
Por las multas aplicadas, la dependencia federal recabó 32 millones de pesos.

Las principales irregularidades halladas son afectación de los recursos naturales, falta del Manifiesto de Impacto Ambiental, ineficiente manejo de los residuos peligrosos e incumplir con sus obligaciones en los patios de trituración.

Del total de industrias, el 18.2 por ciento son empresas mineras de hierro y el mayor número de ellas se encuentran en Colima que tiene 62, Michoacán cuenta con 31, Jalisco registra 24, Puebla sólo 12, y Baja California con 10.

Otro 10.5 por ciento pertenece a la minería de oro, 9.6 por ciento se dedica a la extracción de plata, 8.3 por ciento labora con zinc y plomo.

Un 25 por ciento de las minas se dedica a minerales no metálicos y un 28.3 por ciento a materiales como la extracción de piedra caliza, carbón, cobre, níquel, sal, piedra de yeso, arcilla de uso industrial entre otros minerales no ferrosos.