PEDRO ESCOBEDO, Qro., 7 noviembre 2014.- La tranquilidad en la comunidad de La Lira, se vio interrumpida la madrugada de este viernes por el despliegue policíaco que de registró en esta demarcación.

La causa, un hombre que acudió a las oficinas de la Dirección de Seguridad Pública municipal, aún con cuerdas en las manos, y señalando que fue víctima de un secuestro.

Empresario ganadero del municipio vecino de Ezequiel Montes, Javier «N», dio detalles del lugar en el que estuvo retenido desde hace aproximadamente cuatro días cuando un grupo de sujetos lo «levantó», por lo que fue resguardado por los uniformados y se estableció un operativo mixto con la policía municipal y estatal para dar con el sitio.

Dijo a los oficiales que lo tenían escondido dentro de un tinaco y que escapó aprovechando un descuido de sus captores que se emborracharon.

Incluso, escuchó cuando dijeron que lo asesinarían y secuestrarían a su hijo.

Narró que a dos de los secuestradores los conocía pues le compraban ganado de manera periódica y se le acercaron para buscar un nuevo acercamiento, sin embargo, este descuido, provocó que fuera obligado a subir en una unidad y llevado con rumbo desconocido.

De acuerdo con la declaración de la víctima, anoche sus captores estuvieron bebiendo, lo que permitió que en una distracción lograra escapar.

Se habla que la casa de seguridad fue en las cercanías de la telesecundaria de la comunidad referida en donde se ubicó el domicilio, pero no se pudo detener a sujeto alguno.

Los habitantes dicen que no alcanzaron a ver el movimiento en la madrugada, pero que seguramente huyó entre los sembradíos. Dicen que no vieron nada raro estos días, pero al ser una zona ecuestre es complicado a veces darse cuenta de la movilización.

La comunidad La Lira se encuentra en la zona poniente de ese municipio y apenas hay unas 50 viviendas.

La mayoría sale a trabajar a la cabecera municipal, parques industriales o a San Juan del Río.

Cuando el ganadero llegó al módulo de vigilancia los agentes investigadores de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) acudieron al lugar para realizar diligencias y la víctima fue trasladada al edificio central de la dependencia para rendir su declaración.

Al momento hay un hermetismo por parte de policías estatales y municipales en torno a la situación, de la que dicen, según ellos, no conocer absolutamente nada.

Trascendió que se pidió una fuerte suma de dinero a la familia del secuestrado, pero que sólo se pudo conseguir la mitad del monto, de la que aún no se sabe si fue entregada a los captores.

Por su parte, el Procurador General de Justicia, Arsenio Durán Becerra, señaló que aún es muy pronto para establecer circunstancias, puesto que el ofendido aún se encuentra declarando en las instalaciones dependencia.