Advierten sobre violaciones a los derechos humanos de un interno del Cereso que lleva 74 días encerrado en una celda de 2.5 x 3 metros, junto con otros 3 presos.

 

QUERÉTARO, Qro., 8 de julio de 2015.- La Defensoría Estatal de los Derechos Humanos de Querétaro (DDHQ) emitió una recomendación al gobernador José Calzada por violaciones a los derechos de acceso al agua, petición y respuesta, integridad, seguridad persona, seguridad jurídica, legalidad, igualdad ante la ley y trato digno, contra un interno del Cereso de San José El Alto.

 

El presidente de la DDHQ, Miguel Nava Alvarado, afirmó que se conoció del caso a través de una denuncia en la red social de Facebook, el pasado 26 de abril, donde se expuso que un interno del Centro de Readaptación Social (Cereso) recibió un castigo por solicitar la reparación de la bomba de agua del módulo donde se encontraba.

 

La autoridad penitenciaria, dijo, obstaculizó el trabajo de investigación de la Defensoría, pero el 20 de junio lograron entrevistarse con el interno, que hasta el día de hoy se encuentra encerrado durante 22 horas con tres internos más en una celda de 2.5 por 3 metros.

 

Los internos ingieren sus alimentos y realizan sus necesidades fisiológicas en ese mismo lugar donde duermen, desde hace 74 días, sin acceso al trabajo y el deporte, además de que la higiene de las instalaciones es deficiente y hay olores desagradables, así como fauna nociva, como una gran cantidad de ratas.

 

El 26 de junio la visitadora adjunta de la DDHQ emitió una medida cautelar al subsecretario de gobierno y dos días después se confirmó el desabasto de agua durante varios meses, por lo que el 30 de junio se emitió una segunda medida cautelar al secretario de gobierno y el 3 de julio una tercera medida cautelar al gobernador, de quien aún no recibe repuesta.

 

Como parte de las recomendaciones, se pide cesar las violaciones a los derechos fundamentales del agraviado, iniciar los procedimientos de responsabilidad administrativa en contra de los servidores públicos responsables por violaciones a los derechos humanos, implementar un programa de capacitación permanente para el personal directivo, técnico y administrativo del Cereso, así como instrumentar las actividades para mejorar las condiciones de este centro.

 

“Cuando personas que se dedican al servicio público traicionan la confianza de la sociedad y de su gente, pues es necesario tomar las medidas pertinentes”, resaltó el ombudsman.