Una mujer canadiense de 45 años de edad perece luego de una sesión de snorqueleo en Los Cabos, cuando sorpresivamente, un cetáceo golpea al navío.

LOS CABOS, BCS, 12 de marzo de 2015.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Pofepa) inició una investigación a la empresa bajacalifornaina Cabo Adventures, luego de que una embarcación de su propiedad colisionara este miércoles 11 de marzo con una ballena, provocando la muerte de una turista canadiense y que otros dos tripulantes resultaran lesionados.

Tal y como publica la web OctavoDía, el accidente tuvo lugar al filo de las 11:00 horas cuando un grupo de 9 personas se encontraba a bordo de una embarcación inflable dedicada al buceo turístico y que fue investida por el cetáceo a sólo 400 metros de la Bahía Santa María, en Cabo San Lucas.

Así mismo, en el reporte de la Profepa se indica que el capitán del pequeño navío, José Salazar Tendis, “tuvo que realizar un movimiento para esquivar a una ballena que salió justo enfrente de la embarcación, misma que golpeó la nave en uno de sus costados” y provocó que la canadiense Jen Calgary, de 45 años de edad , saliera despedida hacia el mar, “golpeándose el cráneo, las cervicales y quedando inconsciente”.

Noticieros Televisa añade que Salazar Tendis informó inmediatamente a las corporaciones de rescate naval para, posteriormente, lanzarse al agua junto con otro pasajero al rescate de la señora Calgary. “Una turista más dice que es enfermera calificada y se presta a hacer resucitación y respiración de boca a boca, rescate naval llega e implementa protocolo de seguridad, se llevan a la turista, la dejan con los paramédicos quienes la llevan al hospital donde posteriormente fallece”.

En cuanto a los lesionados, se tratarían del canadiense Chris Edwards (31 años), quien ya fue dado de alta y la estadunidense Kimberly Armstrong (35), quien se encuentra estable y fuera de peligro, de forma que descartan abrir un proceso de demanda en contra de la firma Cabo Adventures, dirigida por Felipe Diez Canedo.

«Fue un accidente, un completo y paralizante accidente que no se qué pasó. Fuimos a snorquelear, veníamos a una velocidad normal a nuestro regreso. Realmente no vi lo que pasó ya que ocurrió muy rápido, pensamos que era una ballena. Golpeamos algo y tuvimos el accidente”, relató Caroline Armstrong, turista de bordo y amiga de Kimberly a SinEmbargo.

A modo de breviario, las ballenas grises suelen permanecer en costas mexicanas durante el invierno, pero en marzo emprenden un viaje de regreso a las heladas aguas del Ártico, en una travesía de poco más de 19 mil kilómetros. Ante ello, cada año miles de turistas acuden a presenciar el espectáculo natural.

Aquí otros ataques que, si bien no suponen una ofensa de la naturaleza en contra del hombre, nos recuerdan el papel que tenemos en el marco de nuestros compañeros animales: el de observadores.

Leer más en SinEmbargo, Noticieros Televisa y Octavo Día