HUBEI, China, 25 de febrero de 2015.- Una joven asiática de 24 primaveras ha pasado los últimos 6 años de su vida encerrada en un basural abandonado en la aldea China de Jingang, donde “todo este tiempo ha recibido un trato digno de una bestia y vivido en condiciones inmundas”. ¿El motivo? Sus padres no aprobaban su relación con un muchacho que la cortejaba en 2009, por lo que decidieron recluirla del mundo.

Tal y como publica The Daily Mail, el caso se produjo en la provincia de Hubei y se centra en Zhang Qi, quien habría sido obligada por sus progenitores a terminar con un noviazgo incómodo y, al negarse la muchacha al llamado de la autoridad paterna, éstos decidieron confinarla en un inmueble abandonado y “le dijeron a los vecinos que no intervinieran”.

“A todos los vecinos nos dijeron que la señorita Qi padecía una enfermedad mental y que mantenerla encerrada era la mejor manera de protegerla”, precisa en entrevista con The Mirror el señor Chow Jen, un hombre de 50 años que decidió poner en evidencia la situación y fue el encargado de divulgar las cruentas imágenes del estado en que vive la despechada joven.

“Sus padres son gente poderosa aquí y dijeron a los vecinos que no intervinieran. Todo el mundo sabía lo de la chica en la casa. Yo iba a visitarla de vez en cuando, porque no tengo miedo a las amenazas, y decidí compartir las imágenes después de informar a las autoridades y ver que no hacían nada”, aclaró el señor Chow Jen, quien precisa que el ahora exnovio de la joven fue “desterrado” de Jingjang en 2009 y “por ello es que ninguno de los lugareños se atrevió a hacer algo para rescatar a la señorita Qi”.

Para el hombre que denunció el caso de Qi, “pese a que digan que tiene problemas mentales, sea verdad o sea mentira, no es válido que ella sea tratada como un animal y como la policía hace caso omiso, fue necesario que yo publicara las imágenes. Y me siento feliz de haberlo hecho. En mi última visita durante el Año Nuevo Chino (19 de febrero de 2015), la vi acostada en una montaña de paja con un par de mantas y algo de comida a su alrededor. En ese momento decidí que era suficiente. Había que poner un alto”.

Trascendió que, hasta el momento, ni la policía ni las autoridades ministeriales de la República de Chinas han emprendido acciones en favor de Qi, quien hasta este momento aún permanece recostada en el basurero mientras la noticia comienza a ser censurada en los portales noticiosos oficiales de China.

Leer más en The Daily Mail y The Mirror