QUERÉTARO, Qro., 21 de abril de 2016.-La noticia, en febrero de 2016, sobre la existencia de glifosato en la cerveza alemana hizo saltar las alarmas, y más aún en el año en el que se celebra el 500 aniversario de la ley de pureza alemana afirma Dw.com.

En marzo de 2015, la Organización Mundial de la Salud (OMS) categorizó al pesticida glifosato de “posiblemente cancerígeno para los seres humanos”. A pesar de eso, el Instituto Federal de la Evaluación de Riesgos puntualiza que un adulto tendría que tomar mil litros de cerveza al día para temer que el glifosato perjudicase su salud, dice Sophia Guttenberger: “Ya no se puede decir que la cerveza es pura, ya que la pureza que se le sugiere al consumidor, no existe”.

Guttenberger es coautora del estudio realizado sobre el contenido de glifosato en la cerveza, publicado por el Instituto de Medio Ambiente de Múnich. Ella reivindica que las fábricas de cerveza germanas prescindan totalmente de pesticidas en el cultivo de cebada y lúpulo.

Lee más aquí