QUERÉTARO, Qro., 16 de marzo de 2014.- El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Querétaro, Alejandro Cabrera Sigler, celebró la apertura que ha tenido el delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Ernesto Luque Hudson, para aclarar algunas situaciones de pagos al IMSS por parte de algunos constructores.

«La intención es crear mesas de trabajo de la CMIC con el Seguro Social para que veamos puntualmente cada uno de los casos en os que haya alguna inconformidad por parte del constructor en lo que se refiere al pago y evitar que se llegue a un pleito judicial sin encontrar acuerdos».

Detalló que en algunas ocasiones les han llegado cobros por parte del IMSS en los que no están de acuerdo por lo que con este acercamiento lo que se pretende es poder determinar más cifra justa para ambas partes, antes de llegar Anna demanda.

«Si es una cuestión recurrente en lo que son fijarse los créditos fiscales, el año pasado tuvimos presencia de algunos casos de estas cuestiones, pero se resolvieron con algunas pláticas con el Seguro Social».

Cabrera Sigler señaló que el año pasado se tuvieron alrededor de 100 casos que en su mayoría de resolvieron por la vía del diálogo, aunque sí hubo algunos que optaron por la vía legal.

«Yo creo que 60 o 65 casos fueron resueltos en las mesas de trabajo para llegar a acuerdos de pago adecuados».

Sin embargo, refirió que aunque se trata de una situación más o menos frecuente es algo que, en los casos que no hay acuerdo, les llega a representar un 5 por ciento del costo del litigio a los constructores, pero que en proporción al número de obras y trabajadores de la construcción no es alta esta cantidad de casos que llegan a la vía legal.

«Pero a final de cuentas estamos pensando que son los mínimos, pensando que hubo unas 2 mil 500 obras, de los tres niveles de gobierno, entonces estos casos no representan mucho».

Por último refirió que la industria de la construcción son puntuales con sus cuotas al IMSS y que generan alrededor de 50 millones de pesos al mes y que es un compromiso de los constructores con los queretanos.