Los detenidos se ostentaban como parte de la autoridad, sin que en realidad estuvieran ligados a alguna instancia de gobierno.