QUERÉTARO, Qro.,  10 de diciembre de 2014.- El embajador de Sudáfrica, Sandile Nogxina, consideró que México hace esfuerzos para promover la cultura de los derechos humanos en el país, a través de la formación de diversas estructuras, pero requiere cambiar su cultura a través de la educación y no de guerras

Frente a las protestas que se viven en México por diversas causas, el embajador señaló que a quienes quisieran tomar una lucha armada “yo les diría que deben hacerlo como el último de todos los recursos, donde no hay posibilidad de resolver un problema”.

“Con vista a mi experiencia de vivir a través de una guerra, y al ver los resultados que provoca la guerra a los seres humanos, creo que la guerra debe ser la táctica usada como último recurso y por cierto no creo que hoy en día haya un lugar para la guerra, por que globalmente las instituciones globales que están a favor de los derechos humanos”, reiteró.

Advirtió que durante la guerra se olvidan los derechos humanos, porque priva “la supervivencia del más fuerte. Las bombas no tienen mentes, ni las balas, no racionalizan, no disciernen qué es lo que voy a matar, gente inocente termina perdiendo su vida en las guerras”.

Advirtió que el cambio de cultura es fundamental para la protección de los derechos humanos y México da pasos decididos en este tema, sobre todo en algunos estados que hacen esfuerzos importantes, como Oaxaca y Guerrero.

“Por supuesto que es un gran reto porque cuando un país comienza a ser consumido por la violencia, es difícil que la gente goce por los derechos humanos, es una situación que incluso en mi país se da, en la que el crimen hace difícil que la gente disfrute los derechos humanos, el problema de la criminalidad es multifacético, tiene fuentes que son múltiples y variables, de manera específica, los factores económicos y sociales”, insistió.