MÉXICO, DF, 26 de septiembre de 2014.- La Cámara de Diputados se alista para analizar y aprobar el proyecto de dictamen que modificará la ley en materia de juegos y sorteos, misma que será presentada ante comisiones el próximo 9 de octubre, informó el presidente de la Comisión Especial sobre el tema de casinos, Fernando Zárate, destaca la primera emisión de Noticias MVS.

“Estamos valorando dos análisis específicos respecto a la duración de las licencias, y respecto al régimen transitorio de la ley actual a la ley que entrará en vigor una vez aprobada, cuánto tiempo tendrán los actores para cumplir con todos los requisitos, entonces ya existe un compromiso formal, ya tenemos una fecha formal y esa fecha está determinada como el 9 de octubre”, recalcó.

El legislador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) agregó que entre las disposiciones, no se contempla poner un límite al número de permisos para operar casinos.

Sin embargo, lo que se prevé, es dar solo un permiso por persona, para evitar que de una sola autorización, se puedan abrir decenas de establecimientos.

Tras aseverar que la normatividad prácticamente cuenta con apoyo unánime y máximo consenso, destacó que entre otros propósitos, se buscará evitar la corrupción y la discrecionalidad en la entrega de permisos.

Asimismo, contempla un proceso de “borrón y cuenta nueva”, sin olvidar que funcionarios, autoridades locales y estatales involucrados en casos de corrupción y entrega de permisos falsos o ilegales, deben ser sujetos de investigación.

Confió en que la normatividad que se trabajó en conjunto con la Secretaría de Gobernación (Segob) y con empresarios del ramo, se aprobará a más tardar en comisiones, la primera semana de noviembre.

En cuanto a los operativos contra casinos en la delegación Benito Juárez, que ha implementado en los últimos días el Gobierno del Distrito Federal, el diputado del Sol Azteca señaló que la ley no puede aplicarse de manera sesgada ni con fines políticos, de modo que la autoridad capitalina también tendría que realizar operativos de revisión y clausura de casinos irregulares que también operan en delegaciones como Cuajimalpa y Álvaro Obregón.

Respecto a la duración de los permisos, indicó que se valoran como opciones establecer un plazo de 10, 12 o 15 años, pero ese tema sigue a revisión. Indicó que la nueva ley modifica el paradigma de los “permisos paraguas”, otorgados a una sola persona pero que abrían la posibilidad de operar decenas de establecimientos.

“Con esta nueva ley se modifica ese paradigma: establecimiento por permiso, cada uno debe cumplir requisitos exhaustivos específicos, y cada uno debe cumplir sobre todo con transparencia que existirá un registro público, en el cual todos los ciudadanos, las autoridades y los medios de comunicación puedan revisar cual es el verdadero funcionamiento de los casinos”, abundó.

Explicó que el periodo de transición para que los actuales casineros se ajusten a la nueva ley será de 2 años, y en ese lapso, tendrán la oportunidad de abrir todos los establecimientos que les haya permitido la ley, esto, a fin de darles certeza y generar inversiones.

De modo que aplicará un mecanismo de canje de permisos para amparar los establecimientos y que toda persona interesada pueda tener luz verde.

En cuanto a si dichas disposiciones generarán un “boom” de casinos, manifestó que no, porque la intención es depurar el mercado. “Y se trata de hacer las cosas bien. ¿Qué significa? Que no hay límite de permisos. En la ley no está establecido el límite de permisos.

Debe existir una política pública para establecer el límite y ese límite de política pública está establecida en la ley y existe la obligación de pasar por el consejo consultivo para revisar las condiciones del mercado y las condiciones específicamente de los estados cuántos se deben dar, pero en principio no puede ser limitado por la ley y nosotros no lo hacemos”, aclaró.

Para evitar que con las nuevas reglas proliferen los casinos ilegales, afirmó que los requisitos a cumplir serán estrictos, habrá sanciones muy altas y a quien incumpla la ley, se le revocará el permiso.