QUERÉTARO, 25 de enero de 2015.- La activista América Vizcaíno advirtió que el crecimiento de la ciudad reduce el tamaño de los ecosistemas y los fragmenta, lo que genera el riesgo de dejar “islas naturales” que se deterioren con el paso del tiempo.

Al hacer un balance de la situación ecológica del estado y los planes que se requieren para garantizar el equilibrio ambiental a futuro, subrayó que no puede basarse la sustentabilidad en protecciones aisladas, sino que urgen planes integrales.

“Ya no hay continuidad de la masa forestal y de la vida silvestre de pasar de un lado al otro, estamos formando islas verdes que no tienen ninguna conexión y si no evitamos que continúen urbanizándose van a quedar como islas naturales y a la larga, con el paso de los años van a quedar deteriorándose”, señaló.

Agregó que el estado tiene varios retos, como atender el problemática de la contaminación del agua y la necesidad de tener más plantas de tratamiento, así como mejorar el monitoreo atmosférico del estado, que al inicio dio resultados con el apoyo de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

“¿Qué se está haciendo para disminuir la emisión de gases efecto invernadero y la concentración de estos gases en la atmósfera? Ahí veo un problema que no sé cómo están resolviendo, porque sembrar árboles no es la única opción”, señaló.

Admitió que hay esfuerzos importantes para impulsar áreas naturales protegidas, sobre todo para involucrar a los pobladores de esos sitios, pero insistió que el crecimiento de la ciudad reduce el tamaño de los ecosistemas, además de que se vive un fuerte problema de erosión.

En otro tema, lamentó el hallazgo de varios animales y fauna exótica en propiedad de un hombre que fue detenido la semana pasada en Misión Fundadores, porque es muy difícil devolver a su hábitat natural a estas especies.