CHILPANCINGO, Gro., 11 de enero de 2019.- La ilusión de recibir un juguete por parte de los Reyes Magos se cumplió este viernes en niños de la escuela primaria indígena Conetcalli, una institución en construcción que atiende a 72 niños migrantes, la mayoría desplazados de sus comunidades por la violencia e inseguridad en varios municipios de Guerrero.

Roscas, juguetes, chocolate y piñatas llegaron a Conetcalli (del náhuatl, Casa del Niño) por parte de jóvenes voluntarios de la corporación CreArte, generación 81 y 83, agrupación filantrópica con 10 años de trabajo en Chilpancingo.

La directora del plantel ubicado en la colonia Las Torres, Onira Garduño García informó que la institución comenzó a laborar en 2013 ante la solicitud de diversos padres de familia migrantes, que por trabajo salían de sus comunidades hacia la capital de Guerrero.

Más información Aquí