GUANAJUATO., 24 de noviembre de 2020.- Un vendedor de tamales murió presuntamente asfixiado por elementos de la Agencia de Investigación Criminal de Guanajuato, quienes lo detuvieron en las calles del Barrio de la Resurrección de Celaya.

Juan Carlos Padilla, de 54 años de edad, fue detenido el 23 de noviembre por tres uniformados, quienes aseguraron tener una orden aprehensión en su contra, sin embargo, nunca se la mostraron.

Los agentes ministeriales, que viajaban en una camioneta RAM sin placas, increparon al comerciante, quien se dirigía al mercado en compañía de su esposa e hija, para cumplimentar la supuesta orden de aprehensión; lo sometieron en el piso y le colocaron aros metálicos, mientras él pedía ayuda e intentaba liberarse.

Lee más en Radio Fórmula