QUERÉTARO, Qro., 25 de noviembre de 2020.- Fue a eso de las 01:30 horas que habitantes del Centro Histórico se percataron de que un robo se estaba efectuando en el templo de La Merced, por lo que dieron aviso a autoridades y a los sacerdotes que habitan en el recinto.

Gustavo Licón Suárez, presidente de la Comisión Diocesana para la Pastoral de la Comunicación de la Diócesis de Querétaro, informó que los delincuentes se llevaron la limosna que había en dos alcancías y dañaron la puerta de madera de ese templo, que está bajo el resguardo del Instituto Nacional de Antropología e Historia, organismo que deberá evaluar los daños.

Alrededor de cuatro robos se han registrado en contra de templos de la Diócesis este año.

«No se puede contabilizar cuánto tiene una alcancía, no podemos decir si fue mucho o si fue poco, hay que tomar en cuenta que estamos en tiempo de pandemia y la afluencia a los templos está muy reducida, sin embargo, haya sido poco o haya sido mucho, es un hecho que lamentamos, porque perpetraron en un lugar sagrado, como es el templo, la casa de Dios».

Llamó a las autoridades a reforzar la vigilancia en el Centro, a los sacerdotes incrementar sus medidas de seguridad y a toda la población, a cuidarse entre sí.