• Amenaza a gobernadores: la federación no apoya deuda
  • Y ellos temen alto impacto en la salud por la reactivación
  • Compensarán presiones federales con freno a movilidad

Ni en el gobierno federal se ponen de acuerdo.

Los mensajes son contradictorios y el país va a la incertidumbre.

Usemos una metáfora ajena:

-Las patadas están tan duras bajo la mesa que en algún momento se va a caer la cena.

Así observan los ejecutores de la reactivación económica el ánimo imperante entre altos funcionarios federales y sus instrucciones hacia la provincia.

Vea usted:

Hace días, cuando se confirmó que el lunes próximo comenzaría la reapertura de actividades no esenciales, el subsecretario Hugo López-Gatell dijo:

-Cada estado tendrá su propio semáforo.

Ilustró causas:

-Puede ser que en la Ciudad de México el semáforo esté en rojo y a la siguiente cuadra, en el Estado de México, la alerta sea amarilla y las estéticas estén abiertas.

Después, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, informó que las instrucciones las dicta la federación.

A PAGAR CON SALUD

Preocupados, lo gobernadores buscan interlocutores.

Cada uno tiene respuestas distintas, según el secretario de Estado consultado.

Y ayer, a cuadro días de la reapertura, hubo expresiones como ésta de Claudia Pavlovich, de Sonora:

-Me preocupa que esta reactivación llegue con un alto impacto a la salud…

Y cómo no, si su estado en una semana, víspera de la reapertura de las industrias de la construcción, la minería, la aeroespacial y la automotriz, vio crecer 73 por ciento los contagios y 66 por ciento los fallecimientos.

Dudas iguales tiene Héctor Astudillo, quien de plano propuso , sin ser escuchado, posponer esta decisión hasta el 15 de junio, porque se está en lo alto de la pandemia y Guerrero al punto de la saturación hospitalaria.

Otras entidades, en ejercicio de su soberanía, lo han planteado de manera distinta:

-Haremos caso al semáforo federal, pero con excepciones… -dijo Juan Manuel Carreras, de San Luis Potosí.

Ante tanta indefinición, cada estado tendrá márgenes para actuar en este regreso a la mal llamada nueva normalidad.

Donde no tendrá opciones será en la búsqueda de recursos porque, se les advirtió desde el centro, no recibirán respaldo para nueva deuda.

Y si la federación no les da, ¿de dónde los obtienen?

MÁS RESTRICCIONES

1.- En los próximos días veremos la separación de varias agendas federal y estatales.

Una de las más significativas será la de Claudia Sheinbaum respecto a al presidente de la república: ella no programa giras por la Ciudad de México, él emprenderá su campaña para el 2021.

La jefa de Gobierno fue muy clara en su posición, distanciada de la de su promotor: “para la protección de los ciudadanos”, hará audiencias, pero no recorridos.

Y2.- otra medida contrapuesta será la movilidad.

Aunque el gobierno federal piensa relajar la disciplina, en los estados preparan acciones para mantenerla sumamente rígida con el fin de contener los contagios.

En Hidalgo, por ejemplo, mantendrán inflexible el Hoy no Circula para la mitad de los vehículos, pues un día circulan sólo nones y al siguiente únicamente pares.

-Así bajamos la curva de enfermos y muertos -sostiene el encargado de la Secretaría de Salud, Alejandro Efraín Benítez, quien antes rescató a Omar Fayad de las garras del coronavirus.

Ahí y otros lugares como Nayarit, Nuevo León y Jalisco hay sanciones para quienes violenten esta disposición.