CFE pasa navaja a todos sus clientes
Si no pagan, o van al Buró de Crédito
Lozoya operó para liquidar empresas

¡Qué horror!

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) es utilizada para presionar por todas las vías a los consumidores nacionales.

No todas las familias del país, porque un 12 por ciento de ellas carece de energía eléctrica y no hay manera de asfixiar su economía en estos tiempos de pandemia.

Pero sí al resto.

No importa que no tengan tantas viviendas como las atribuidas al señor Manuel Bartlett Díaz ni un hijo defraudador del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) con ventiladores falsos.

Esto no es nuevo:

La propia Secretaría de la Función Pública (SFP, y nadie puede acreditar la moralidad y la independencia de Irma Eréndira Sandoval) lo ha declarado así.

El 6 de julio la secretaría de la señora Sandoval anunció dos ridículas inhabilitaciones de 24 y 27 meses para Cyber Robotics Solutions, una de las empresas de Manuel Bartlett Alvarez.

Ya en la segunda parte del sexenio te compensamos, pareciera decir esa decisión con la risible multa de dos millones de pesos.

GRACIA A CLIENTES POLÍTICOS

Pero hay más de la CFE.

En tiempos pasados, los del neoliberalismo hoy tan cuestionado, cualquier atraso daba oportunidad de pagar en módicas mensualidades.

Sin cortes.

Ya no es el caso.

Ahora o pagan o van al Buró de Crédito.

Sí, esa espada creada en el neoliberalismo y con la cual se saca del mercado a cualquier mexicano que haya sido reportado por algún adeudo.

No importa si es justo, mayor o menor.

Pues ahora la CFE del señor Manuel Bartlett Díaz -como los bancos, Teléfonos de México (Telmex) o Telcel de Carlos Slim, tampoco hay que hacer omisiones- mandan a ese registro de no pagadores.

Y adiós oportunidad de vivienda, de préstamos comerciales o de lo que sea, porque están marcados por no cumplir cuanto firman.

No crea usted que el señor Bartlett Dñiaz y su gente son groseros.

Y que son incomprendidos pues, por ejemplo, escriben:

“Te informamos que tu servicio presenta adeudos con un importe total de 539 pesos. Por lo anterior te oslicigtasmos que en un plazo no mayor a tres días hábiles liquides tu deuda…”.

Y lo sub subsecuente:

“Es importante señalar que, en caso de no realizar el pago correspondiente, se procederá a realizar la suspensión del servicio…”.

Y lo más grave:

“El adeudo por consumo de energía eléctrica puede afectar tu historial crediticio. Mantén un buen historial de pago y disfruta de sus beneficios”.

O sea, el Buró de Crédito os espera.

Esta decisión proviene de un gobierno promotor del no pago de luz eléctrica en Tabasco, donde se arrastran decenas de miles de millones de adeudos a CFE.

Pero esos son clientes políticos, no todos los mexicanos.

SEAMEX, SEADRIL, ORO NEGRO

1.- Mas allá de sus dichos, queda mucho por saber qué sucedió en el Pemex de Emilio Lozoya.

Fue operador para el despojo de empresas.

He aquí un avance de datos por salir:

SeaMex, empresa producto de una asociación de David Martínez con Seadrill de John Frederiksen, recibió contratos por casi tres mil millones de dólares con beneficio a 15 años.

Eso obligaba al desplazamiento de firmas más competitivas como Oro Negro, la cual pagó con su desaparición y problemas financieros.

Esto da para más y ya lo veremos.

Y 2.- qué buen reto a la Cofepris.

Si es tan dura con los laboratorios mexicanos, debe cuidar la calidad de los medicamentos a comprar en el extranjero.

Estos sin concurso, sin reglas, sin control.

El reto lo lanzó el domingo la Asociación Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos (Amelaf), industria de 70 plantas de golpe y porrazo desplazada del mercado nacional.