IRAPUATO, Go., 15 de julio 2020.- En Irapuato, Guanajuato, fue secuestrado el hermano del abogado principal de Jesús Emmanuel “N”, alias “El Jordan”, uno de los perpetradores de la masacre del anexo “Buscando el camino a mi recuperación”, que dejó 27 muertos.

A las 21:00 horas del lunes, las autoridades municipales encontraron una camioneta Jeep color negra, que manejaba la víctima. Según los testigos, un grupo armado lo interceptó y lo bajó del vehículo. Hasta el momento se desconoce su paradero.

El hombre también participó en la liberación de los padres de José Antonio Yépez, “El Marro”, líder del Cártel de Santa Rosa de Lima, quienes tras una maratónica audiencia, quedaron en libertad.

En la última etapa del juzgado, en la que se pretendía vincular a proceso penal a María Eva —madre del Marro— se desestimó la acusación de posesión de drogas que se le imputaba, por faltas de pruebas. Con sólo unas horas de diferencia, Rodolfo Juan Yépez, padre del cabecilla criminal, fue liberado bajo fianza.

El lunes 14 de julio, “El Jordan” fue vinculado a proceso como uno de los tres coautores de la matanza de 27 internos del centro de rehabilitación en Irapuato, el pasado 1 de julio.

“Si lo que quieren es darle gusto a la sociedad y a la prensa, pueden hacerlo, pero están abonando a la impunidad de los verdaderos responsables”, señaló el abogado defensor René “N”, en la audiencia en que se desahogaron los datos de prueba para que la jueza, Yolanda Frausto, decidiera si lo vinculaba o no a proceso penal como acusado de homicidio calificado de 27 personas y tentativa de homicidio de otras seis.

“No podemos estar justificando los errores de la Fiscalía para fomentar la impunidad”, fueron las palabras con las que el abogado cerró sus intervenciones, por las que incluso fue reconvenido por la juez, quien le solicitó no externar calificativos sobre la actuación de la otra parte.

Esta es la segunda aprehensión ejecutada en contra de “El Jordan”, quien tres días después de salir del Cereso de Puentecillas, en la capital, acudió armado junto con otro dos hombres — integrantes del Cártel de Santa Rosa de Lima— al anexo “Buscando el camino a mi recuperación, aparentemente buscando a un miembro del Cártel Jalisco Nueva Generación, y al no encontrarlo, habrían recibido la orden de ejecutar a todos los internos.

En la audiencia llevada por videoconferencia, la juez resolvió que, con los datos de pruebas presentados por la Fiscalía general, “se satisface la probabilidad de que el detenido hubiera participado en ese ataque”.

El defensor del imputado presentó un peritaje sobre dos videos con los que se pretendió demostrar que Jesús Emmanuel que se encontraba en Celaya y se movió entre una tienda de venta de artículos de belleza y la barbería en la que trabajaba, a la hora y día en que ocurrió el ataque en el anexo de Irapuato, ciudades entre las cuales median alrededor de 63 kilómetros de distancia.

Pero el defensor no pudo exhibir los videos de la audiencia, a pesar de que así lo solicitó, puesto que está se desarrolló de manera remota.