QUERÉTARO, Qro., 6 de marzo de 2021.- En Sesión de Cabildo se autorizó, por unanimidad, la solicitud de licencia que ingresó Luis Bernardo Nava Guerrero para separarse por 90 días de la presidencia municipal de Querétaro, licencia surtirá efecto a partir del lunes 8 de marzo.

Como presidente interino se nombró a Miguel Antonio Parrodi Espinosa, quien se desempeñaba como síndico municipal Nava Guerrero declaró que en Cabildo se logró sumar esfuerzos para atender las necesidades del municipio, incluidas aquellas inesperadas que surgieron a causa de la pandemia que generó el virus del Covid 19.

Declaró que los integrantes del municipio sabrán continuar trabajando a la altura de las circunstancias, con el propósito firme de continuar respondiendo a las necesidades de las familias queretanas.

La regidora María Concepción Reséndiz Rodríguez, del Partido Acción Nacional, declaró que la actual administración se ha caracterizado por escuchar a la gente, además de tener transparencia e impulsar políticas incluyentes.

El regidor independiente Luis Gabriel Osejo urgió a que la licencia no se aproveche a manera de informe y, mucho menos, para que los regidores se “echen a la hamaca a dormir”. Mientras que el alcalde busca participar en las elecciones, a los regidores aún les faltan meses de labor.

Que hace 3 años estaba en contra de la reelección, pero que la experiencia de ocupar la regiduría lo hizo cambiar de opinión, al darse cuenta que cuando se concluye un cargo aún se está aprendiendo y logrando las cosas para las cuales se quería llegar al poder.

La regidora Pánfila Rosas Montero, de Morena, declaró que se pudo sacar adelante la gestión pese a las filias y fobias partidistas

El regidor del PRI, Juan José Ruiz Rodríguez, avizoró que en pocos meses se empezarán a ver las verdaderas consecuencias económicas de la pandemia y que, por tanto, los regidores deberán continuar trabajando sin distractores, pese a que las campañas si llegarán a “contaminar” el quehacer cotidiano del municipio.

Ivonne Olascoaga Correa, coordinadora de regidores de Morena, declaró que sufrió discriminación por miembros del ayuntamiento, pero que la violencia política que se le ejerció se tradujo en la reinterpretación correcta del artículo 32 de la ley orgánica del municipio, lo que otorga mayores facultades a los regidores, de ahí que quien resultó beneficiada fue la ciudadanía.

El regidor Héctor García Contreras dijo que el alcalde realizó un gran esfuerzo para responder a las necesidades de la población durante la contingencia.