MORELIA, Mich., 1 de octubre de 2019.- Casemiro rescató el empate definitivo a 2-2 con el que Real Madrid se habría enfrascado a las críticas ante su penosa exhibición ahora ante el Brujas de Bélgica, que visitó la cancha del Santiago Bernabéu con pocas esperanzas de sumar en la fecha dos de la fase de grupos de la Champions League.

La zaga de los merengues no aprendió la lección pese al desastre protagonizado en París. El error fue la desconcentración de la línea defensiva por un centro de Percy Tau, que los dejó plantados y sin marca alguna para Emmanuel Dennis, quien con un ligero toque sorprendió al arquero Courtois, apenas a los 8 minutos.

El nigeriano aprovechó otro absurdo error ahora de Luka Modric, para recuperar el balón por el centro de la cancha y enfilarse hasta el área grande en donde jaló el gatillo para apuntarse su doblete antes de los 40 minutos.

Preocupado por el funcionamiento de sus pupilos, Zidane mandó al terreno de juego a su segundo portero, Alphonse Areola, en lugar de Courtois. Asimismo Nacho Fernández le dejó su lugar al brasileño Marcelo.

Las modificaciones hicieron efecto a pesar de no figurar en el marcador pero si en el funcionamiento del equipo; Sergio Ramos acortó distancias con un cabezazo.

Sin embargo, la derrota merodeaba en Madrid, de no ser por otro testarazo de Casemiro a los 85 minutos, suavizó las críticas y la humillación.

Con apenas un 1 punto en el Grupo A los madrileños marchan últimos y visitarán al Galatasaray hasta el 22 de octubre, con la obligación de ganar si buscan mantenerse en la pelea por la orejona. Brujas, reciben al PSG, el mismo día.

Con información de Quadratín Deportes